miércoles, noviembre 26, 2014

Manualideas: Un tambor con una lata




Para hoy una manualidad que tenía por ahí guardadita desde este verano: Cómo hacer un tambor con una lata. La imagen es bastante explícita, pero si queréis ver como lo hemos hecho solo tenéis que pulsar aquí.


martes, noviembre 25, 2014

Anécdotas lingúisticas.

El otro día fui a hacer unos trámites con  mi Sr. Marido (uno de los miles que hacen falta en el país de la burocracia) cuando la señora nos reprendió por hablar español delante de ella.
Inmediatamente nos disculpamos y empezamos a hablar en francés. Pero si ya de por sí me cuesta horrores hablar en francés hacerlo con él o con alguien que se que me va a entender mejor en español me cuesta mucho más. Sobretodo si los presentes no están incluidos en nuestra conversación, si me dirijo única y exclusivamente a él.

Eso me recordó a una anécdota que tuvo lugar con una amiga hace unos años. Se quejaba de que en un grupo una madre y una hija estaban hablando en catalán entre ellas en su presencia.
Lo encontraba una falta de educación.
Yo no lo tengo tan claro, pues si se hubieran dirigido a ella, por supuesto que es una falta de educación, pero estaban hablando entre ellas. ¿No es también una falta de educación escuchar conversaciones ajenas?.

En mi chiquisla, que tenemos dos lenguas (el español y el mallorquín) es muy habitual que en un mismo grupo haya varias conversaciones a la vez en los dos idiomas pero es que dicen que es muy difícil cambiar de lengua cuando te diriges a alguien que has conocido en la otra, con lo cual se pasan el tiempo cambiando de lengua dependiendo a quien se dirijan.
Una cosa muy distinta es cuando te diriges a alguien en una lengua sabiendo que no la habla solo porque crees que como vive ahí es su obligación saberla.
No quiero entrar en polémicas pero tened en cuenta que estamos hablando de Mallorca en la que hay un porcentaje altísimo de extranjeros (y no solo hablo de los turistas), de sudamericanos y de peninsulares que se han instalado ahí. Pretender que todo el mundo sepa hablar mallorquín es poner muchas trabas a la comunicación. Eso si lo encuentro una falta de educación.
Y creedme que esas cosas pasan (y mucho). Conozco una chica que habla catalán allá por donde va (y me parece genial, ojo) pero se me caía la cara de la vergüenza cuando en un restaurante venía el pobre camarero (era sudamericano, pero no recuerdo de donde...da igual, si hubiera sido madrileño le hubiera pasado igual) e hizo toda su comanda en catalán. El pobre hombre, claro hubo cosas que entendió y cosas que no y cuando le pedía confirmación ella volvía a responderle en catalán porque su obligación era saberlo.

Es la misma chica que en otra reunión se nos agregó una chica alemana (una amiga de un amigo) pero que hablaba español perfectamente. Después de media hora de conversación en mallorquín, obviamente la chica no pillaba nada y pidió que cambiaran al español. Pues aquella se negó y al final acabaron todos hablando en inglés.

Así que yo seguiré cambiando de idioma siempre que pueda sin tener muy claro lo de si hablar con mi marido en presencia de otros queda de mala educación.

Feliz martes.


No Sabes de que hablar con una mujer? Entra!

lunes, noviembre 24, 2014

El click de la semana: Eligiendo gafas.


Sin duda la imagen de la semana es esta: La visita a la óptica para elegir las gafas.
Tantas le probamos que no recuerdo si eran estas las que elegimos al final.
No había demasiado surtido (inconvenientes de vivir en un chiquipueblo). Muchas no le iban bien, las que le iban bien le quedaban fatal y las que le quedaban más o menos bien el color no nos gustaba. En fin, al final dimos con unas.

Esta semana, además, ha venido acompañada de actividades en el cole, y algunos virus para el niño nº 4. Esta semana ha sido intensa para él.

Os recuerdo, que si sois curiosas me podéis seguir por instagram. Nos vemos allí.

viernes, noviembre 21, 2014

De visita a la óptica: Socorro!.

En las últimas dos semanas he tenido que ir a hablar con las tres profesoras de mis tres hijos pequeños, he ido una vez al otorrino, otra al dentista y dos al oculista, he hecho unas jornadas del inem y un taller de costura, he ido tres veces al cine, cinco veces a tomar café con cinco amigos, he participado en una actividad del cole de los peques, hemos celebrado un cumpleaños y hemos tenido invitados a cenar dos veces.
Un completo y absoluto caos!!!.

Un caos que me encanta, para que lo voy a negar. Me encanta estar ocupada y tener muchas cosas que hacer. Si además alguna de esas cosas incluye actividades sociales ya estoy en mi salsa.
Pero igual es por eso que después me siendo a escribiros y no se muy bien que contaros, no he tenido tiempo de pensar nada y no tengo nada demasiado relevante que decir.

Bueno, en realidad si que podría contaros algo.
Ayer, como os decía tocó visita con el oculista con mi pequeño nº 4 y el diagnóstico ha sido que tiene un poco de hipermetropía y que tenemos que ponerle gafas.
El médico no nos dijo mucho más y cuando intenté sonsacarle algo me tomó por tonta, me dio una tarjeta de una óptica y me dijo que fuera allí con ese papel para elegir unas gafas.

Ya se que no es grave pero la verdad es que no me lo esperaba.
Fui yo quien insistió al Sr. Educando a cuatro para pedir hora después de varios meses (el nunca le da importancia a estas cosas) porque allá por el verano el niño cogió la manía de parpadear más de la cuenta. No lo hizo mucho tiempo, quizá un mes y al final parecía más un mal vicio que un síntoma de nada, pero a mi ya me había dado tiempo de hacerme películas y de asociar que quizás por eso se caía tanto.
(La verdad es que no creo que tenga nada que ver, pues el niño se cae básicamente porque no mira y además no le importa caerse porque nunca se hace daño).
Pero yo ya tenía el ronroneo (= dícese a esa duda que le quedan a las madres después de sacar conclusiones de algo y que se la quitan con la excusa de "así me quedo más tranquila") e insistí al Sr. Papá para que pidiera hora al oftalmólogo.
Pero después llegó el cole, después tuvimos que pasar por la pediatra y después pedimos hora con el especialista que nos la dio para dos meses después y allá que nos fuimos la semana pasada.
Mi niño se portó como un campeón diciéndole a todo el mundo (tres personas en total) cuando veía coches, flores o casitas. Eso sí, en español, que nadie consiguió sacarle ni una palabra de francés al puñetero.
Después de no verle nada nos hicieron pasar a otro especialista (de los músculos de los ojos, según me explicaron y ni de broma puedo repetir cómo se llamaba) para descartar el estrabismo y lo descartamos.
Nos dieron cita para ayer para mirarle después de dilatarle las pupilas con unas gotas y fue ahí cuando nos apareció la sorpresa.
Y es una sorpresa porque nadie en mi familia ni en la de mi marido ha llevado gafas de niño (si es que el factor hereditario tiene algo que ver). No tengo ni idea de los cuidados que requieren, las precauciones que tengo que tomar, los pequeños trucos que me hacen falta saber.
Así que una vez más recurro a vosotras para que me orientéis.
¿Algo básico que tenga que saber?.

No puedo evitar pensar que justo le han ido a poner gafas al niño menos indicado, al que suelta inmediatamente lo que tiene en la mano si sus ojos se fijan en algo mejor, al que es tan despistado que nunca sabe donde tiene nada, en que día está, como se llama su compañero de al lado o que ha comido hoy.
Y además al más brutazo y al más destrozón.
Sospecho que se nos va a ir el sueldo detrás de las gafas del niño.

Así que mañana nos vamos a ir a la óptica a elegir gafas. Hemos intentado explicarle que va a pasar (que va a llevar unas gafas "superchupimolonas" y que podrá elegirlas del color que quiera) y me parece que no ha entendido nada.
Su hermano, el nº 3, en cambio ahora va diciendo por ahí que tiene que ayudar al nº 4 a caminar porque "como el no ve....". Jajajaja.


miércoles, noviembre 19, 2014

Manualideas: Pintar bellotas para decorar.


A mis niños les chicla y les rechifla coger bellotas. Las consecuencias es que tengo kilos de ellas y no se que hacer con tantas. Me las voy ingeniando para hacer manualidades. Hoy os traigo estas de como pintar las bellotas con pintauñas para decorar un rincón de nuestra casita y darle un aire otoñal. 
Si queréis ver cómo lo hemos hecho pinchad aquí. 






martes, noviembre 18, 2014

Espíritu patriótico.

Si hay algo que me gusta de los franceses y que no se si he comentado alguna vez es su espíritu patriótico.
Hasta ahora el hombre patriótico estándar lo tenía yo encasillado en los Estadounidenses (influencias del cine, supongo), pero desde que vivo en Francia veo que estos no se quedan atrás.
Los ves por ahí inflados de orgullo hacia su país, pensando que es el más grande (en todos los sentidos), que es el más importante, el más influyente, que el francés es el idioma universal y que siglos y siglos de historia les amparan.
Yo les miro con gracia a veces, otras con cierta envidia.
Y es que al margen de que tengan o no tengan razón, que está claro que en algunas sí y en otras no me encanta ese espíritu patriótico y lo querría yo para mi.
Y es que me da la impresión de que los españolitos estamos más acostumbrados a pasearnos por Europa con la cabeza gacha pensando que venimos de un país de pandereta (aunque lo adoremos).
Somos los primeros que nos infravaloramos: Que España comete un error: "claro, solo nos podía pasar a nosotros", que somos los últimos en nivel educativo "es lo normal", que publican cualquier lista de loquesea de Europa y esperamos estar a la cola. Y no es que lo estemos, pero esperamos estarlo y nos sorprende cuando no es así.
(Excepto en deportes, eso se mide y se siente de manera diferente).

Es por eso que cuando veo a los franceses alardear de ser el país más productivo de Europa (que se que no es cierto), el que produce más y mejor vino (me han contado que tampoco), que el francés es el idioma universal (los Franceses salen poco de Francia, jajaja) o que siendo cocinero francés tienes trabajo asegurado en cualquier rincón del mundo y cobrando una pasta además (eso tendría que investigarlo pero huele raro).
A veces no les corrijo y les dejo que se inflen, que presuman y que se sientan orgullosos que es muy bonito verlos así y últimamente en España el patriotismo no se estila mucho.



lunes, noviembre 17, 2014

El click de la semana: Habemus cocinita!!!.


Tal y como os conté hace un par de semanas en esta entrada, estab ayo como loca haciendo una cocinita para mis peques con mis manitas. 
Ayer conseguí acabarla (por fin) y se la di. ¡No veáis el éxito!. ¡Insuperable!. ¡Más que comprarle la moto de mac Queen. 
Veintisiete pizzas, doce uvas, treinta y dos cafés, seis donuts, tres tostadas, y dos manzañas después seguía yo más inflada que un pavo orgullosísima de mi misma. 

En la foto no se ve muy bien (llovío todo el día y no había nada, pero nada de luz) pero ya os pondré en algún sitio fotos mejores e instrucciones por si queréis probar de haceros una vosotras para estos reyes. 

Os espero por instagram

miércoles, noviembre 12, 2014

Manualidea: Guirnalda con hojas pintadas.

Guirnaldas de hojas pintadas



Hay que aprovechar del otoño este año pues me huelo que con el verano tan largo y tardío que hemos tenido el otoño va a ser un visto y no visto y nos plantamos en nada en Navidad con un frío que pela.
Así que les he propuesto a los niños recoger unas cuantas hojas para pintarlas de colores y hacer con ellas una guirnalda para decorar nuestra casa.
¿Quieres ver cómo la hemos hecho? Haz click aquí.

martes, noviembre 11, 2014

Nidos y testamentos

Cuando una mujer se queda embarazada experimenta muchos cambios (muchos, muchos). Algunos físicos, obviamente y otros psicológicos. Algunos los esperamos y otros nos pillan de sorpresa. Algunos, cuando nos los cuenta pensamos que "a nosotras no nos va a pasar eso" y otros nos sorprende que nadie nos haya avisado.

El que siempre me ha dado mucha curiosidad es el "síndrome del nido". Ese por el cual nos pasamos los últimos meses de embarazo desmantelando la casa, haciendo la colada de todo el año y haciendo limpieza en la despensa en vez de pasarlos reposando y durmiendo todo lo que podamos.

A nivel práctico no se si tiene mucho sentido, a nivel psicológico es indispensable. Te da la sensación de que está todo controlado, de que lo tienes todo a punto y que el bebé puede venir en cualquier momento que tú estás preparada y con la casa lista para recibirle.

Cuando me quedé embaraza del niño número 1 pasó bastante desapercibido porque los últimos meses de embarazo me pilló en plena mudanza y lo que tendría que haber sido "poner la casa a punto" era algo inevitable, más que un síntoma.

De los otros embarazos sí que lo noté un poco más, pero en mi caso el dichoso sindrome se transforma en algo más amplio.
No es que quiera tener la casa lista para cuando llegue el bebé, es que quiero tener en orden mi vida por si pasa algo (en algún momento de los próximos 50 años) que no me pille desprevenida.

Es decir, cuando me quedé embarazada de la niña nº 2 hice testamento.
No es que tenga mucho que legar (desgraciadamente), la hipoteca y poco más, pero alguien me contó que es más práctico y más rápido el trámite si tienes hecho el testamento que si no.
Yo por aquel entonces no estaba casada y ya me veía que si le pasaba algo a mi pareja o si me pasaba algo a mí iba a dejar a mis hijos desamparados por el mundo (nada más lejos de la realidad pero así lo veían mis hormonas).
Se que hay gente que le da "mal rollo" pensar en estas cosas, como si por el hecho de tener que hacer testamento significa que lo vas a usar en breve pero teniendo hijos creo que hay que dejar las cosas atadas y es solo un trámite más para un futuro esperemos que lejano.

Me sorprende que aquí en Francia la muerte y sus consecuencias es un tema normal y hablan de ello con total naturalidad.
Como ha sido hace poco la fiesta de todos los santos he visto por la tele como se enfrentan los franceses al recuerdo de sus seres queridos.
Hablan de ellos con total normalidad, como el que cuenta que se va a la panadería a comprar croisanes.
Los cementerios es habitual que estén en medio del pueblo rodeados de viviendas y no a las afueras (a las más afueras posible) como en España.
La tienda de lápidas (no se como se llama) está muchas veces en la calle principal, al lado del ayuntamiento, de la floristería y de la pastelería.
Las tiendas de bricolaje tienen un par de pasillos dedicados a las lápidas, a las losas de mármol y a las flores artificiales para poner en las tumbas por sistema. Y además amplían sección cuando llegan esas fechas.
Y ayer me enteré que una conocida nuestra va a empezar a trabajar en una asesoría patrimonial que parece ser que se dedica a aconsejar a la gente que hacer con sus bienes y como legarlos (yo no sabía ni que eso existía).
Lo dicho, con total naturalidad.

Siguiendo con lo de mis síndromes del nido, cuando me quedé embarazada del nº 3 me entró tanto miedo de verme sola con tres niños que me casé. (jejejeje, no fue exactamente así, no estaba demasiado relacionado pero ocurrió).

Y cuando me quedé embarazada del niño nº 4 seguí con mis neuras y mis miedos y nombré tutores para mis retoños.

¿Y vosotras? ¿Sufristéis el síndrome? ¿A nivel extenso como yo? ¿Tenéis las cosas atadas?.

Nos vemos mañana con una manualidad.




lunes, noviembre 10, 2014

El click de la semana: Siestas.


Se acabaron las vacaciones (aquí hicimos dos semanas de vacaciones para todos los santos) y al principio es siempre muy duro. Tanto, tanto que mis polluelos se quedaron dormidos en el sofá a la hora de la siesta (lo nunca visto, oigan). 
Poco a poco vamos recuperando un poco la rutina. 
Si queréis verlo podéis seguirnos por Instagram

viernes, noviembre 07, 2014

Zas, en toda la boca!!!

Zas, en toda la boca: Frase que utiliza Sheldon Cooper en una serie genial "Big Bang Theory" (y que si no habéis visto ya estáis tardando.


Y esto viene a que después de contaros mis ideas y venidas con el suicida de mi hijo nº 3 y su obsesión por tirarse a la piscina. De como decidí poner remedio y lo estuve llevando el año pasado todas las semanas a un supuesto curso de natación donde resultó no ser tal curso y no le enseñaron nada y acabé discutiendo con la dueña. De cómo, algo después, busqué por toda mi ciudad cursos de natación (que no fueran de jugar-chapotear-toma de contacto con el agua) y descubrí escandalizada que aquí no se les enseña hasta los seis años. Y cómo, como útimo recurso decidí llevarle yo a la piscina y enseñarle al menos a flotar recurriendo a todos mis recuerdos como espectadora en los cursos de natación de sus hermanos mayores y que SÍ dieron sus frutos cuando tenían dos años.

Pues después de que aguantárais todo mi drama me parecía justo contaros que....¡Mi niño ya nada!!!!.

Aquí podéis leer el primer capítulo del culebrón.
Aquí tenéis el segundo.
Y aquí el desenlace.

Estoy tan contenta que se lo he contado a todo el mundo: Familiares, amigos, profesores, panaderos, carteros......a todo, todo el mundo.

La verdad es que lo ha puesto dificil pues al capullín le gustaba mucho más eso de bucear que de nadar y convencerle de que sacara la cabeza porque le hacía falta para respirar ha tenido su proceso pero el esfuerzo a dado sus frutos y mi renacuajo ya nada por lo menos unos metros (unos cinco). Y ya sabe salir de la piscina, así que mi miedo de que se cayera y yo no me diera cuenta por lo menos ya no acabaría en tragedia.

Y lo que más ganas tengo es de decirselo a la ajquerosa de la dueña de la piscina del año pasado que juraba y perjuraba que hasta los cinco años los niños no están fisiológicamente preparados para aprender a nadar y que era IMPOSIBLE que aprendiera antes a pesar de que yo le dcía una y otra vez que mis dos mayores aprendieron a los dos años que es cuando se les empieza a enseñar en Palma.
Pero no, yo soy una señora y no voy a caer en restregarle que no tenía razón (aunque me encantaría jajaja).





martes, noviembre 04, 2014

El timo de los juguetes sexistas

Si estáis como yo estaréis temblando ante la inminente llegada de Papá Noel y sus colegas los reyes magos.
Que sí, que ya se que queda un montón, pero se ve que los comerciantes no lo saben y cada día me dejan en el buzón un catálogo /libro de juguetes y bombardéan de anuncios la tele.
Y mis niños los estudian con detenimiento y hacen su selección no os vayáis a pensar que toman esas decisiones a la ligera.

Este año. además, ya hablan todos, y el único que faltaba por expresarse bien (el niño nº 4) es el que tiene las cosas más claras de mis niños. Que si dice rojo ha dicho rojo y no colorado o rosaceo, el quiere rojo y santas pascuas.
Y para este año va a pedirle al del Polo Norte (porque aquí los Reyes Magos pasan de largo que ya ha empezado el cole) un coche de Mac Queen pero que tenga luces y que sea grande.
Y ahí me tenéis a mi interpretando primero lo que quiere decir (que aunque parezca obvio luego resulta que no era eso) y viendo las posibilidades del mercado después (que este tiende a pedirse cosas que aún no han fabricado).

Y ahí me tenéis a mi en la juguetería haciendo calculos y listas mentales en el pasillo de los Mac Queenes (=coches) cuando me doy de bruces con unos coches rosas igualitos, igualitos a unos que tiene mis nenes en rojos y azules. La única diferencia es que la caja es más femenina y los coches, como ya digo, rosas.
¿Estamos tontos o qué?.
Porque digo yo que eso de volver a fabricar el mismo coche en tonos rosas será por eso de no ser sexistas y demostrar que los coches también pueden ser un juguete de niña y esas cosas (que es totalmente cierto) pero lo de pintarlos de rosa es como quitarles la razón y convertir un coche que es un simple juguete (o tendría que serlo) en algo diferenciado con coches de niños y coches de niñas.

Yo os puedo asegurar que a las niñas que les gusten jugar con coches le va a importar un pito si el coche es rojo o rosa e incluso si se parece a mi cuando era pequeña lo de que sea rosa va a ser un negarivo pero enorme.

Y es que lo de los jueguetes sexistas está resultando ya como un poco tonto pues por mucho que nos empeñemos las pelotas y los coches les gustan (en general) más a los niños que a las niñas y las muñecas y los carritos al revés.
Y no es porque los carritos sean rosas o porque no fabriquen pelotas con florecitas. Es que (en general, repito) suele ser así.

Y no por ello vamos a tener que hacer que los fabricantes de juguetes diseñen un muñeco másculino para no decir que es para niñas. Lo que tenemos que hacer es enseñarle a nuestros hijos que no hay juguetes de niños o de niñas: hay juguetes (que te pueden gustar más o menos) y punto.

No se si me explico bien, que hoy estoy un poco espesa.

El caso es que mis niños siempre han sido muy típicos/tópicos.
A los niños siempre les han gustado jugar con cosas denominadas de "niños" (entiendase: pelotas, coches, carreteras, etc...) y la niña nº2 nunca ha sabido que hacer con eso y siempre jugaba a muñecas, comiditas y maquillajes.
Pero además sin terminos medios, de un extremo al otro.
Yo en cambio era un poco más chicazo y me encantaba jugar las construcciones, odiaba el color rosa y aborrecía peinarme como para hacerlo con mis muñecas (que también tenía).

Mis niños tienen muchas opciones con la que jugar, claro está. El niño nº 1, por ejemplo, siempre tuvo al alcance muñecas aunque fueran de su hermana pero nunca le llamaron la atención (y viceversa). Tienen juguetes educativos como construcciones o puzzles porque son los que más me gustan a mi. Tienen pinturas, juegos de mesa, instrumentos musicales, como cualquier otro niño pero con lo que acaban jugando me guste o no me guste, sea sexista o no, es con los coches.
Después, claro está podríamos entrar en lo de que están influenciados con lo que ven en casa o con comentarios de familiares que lo desaprueban y que he visto en otras familiar pero en mi caso ya os digo yo que no.
Yo soy de las que pone ante los ojos de mis hijos todo un universo de posibilidades y son ellos lo que eligen. En muchos aspectos, pero en los juguetes incluidos.
Por eso el día que con dos o tres años el niño nº1 me pidió una escoba y una fregona se la compré sin reparos (pero no le gustó demasiado).

Ahora el niño nº 3 se me ha quejado de que no tienen cocinita (sí que tienen ollas, platos y comiditas pero no tienen donde cocinarla) y ahí estoy yo como una loca fabricándoles una cocinita a mis chicarrones que además me hace ilusión hacérsela yo con mis manitas y estoy serrando, lijando y martilleando para que no se diga que las mujeres no se llevan bien con el bricolaje y dejar claro que eso del sexismo en nuestra casa no se ve.



lunes, noviembre 03, 2014

El click de la semana: Halloween


¿Cómo se os ha dado Halloween?. Nosotros al final hicimos una fiestecita super improvisada con los amigos y fue divertido. 
Cuando acabó lo rematamos viendo Harry Potter de quien nos declaramos fanes incondicionales. 

Os recuerdo (que hacía tiempo que no lo hacía) que podéis seguir nuestras andanzas a través de Instagram



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...