jueves, mayo 15, 2014

Consejos tontos para viajar a Londres con niños.



Tal y como hicimos con París os dejo unos cuantos consejos y recomendaciones que pueden seros útiles si pretendéis viajar a Londres con niños.
Repito que no es una guía de viaje sino más bien los consejos que le daría a una amiga basándome en mi experiencia.
Empecemos por el principio.

TRANSPORTE: 

Moverse en Londres no es fácil, los coches privados tienen delimitado el acceso al centro de la ciudad y casi todo el tráfico consiste en taxis, autobuses, y furgonetas. Aún así es necesario escoger un método de transporte con el que moverse por la ciudad ya que es una ciudad grande y son largas distancias para moverse con niños pequeños.
- Autobús turístico:
Es una opción sobretodo para los primeros días porque te dejan subir y bajar en las paradas principales y te dan una visión general de los monumentos más importantes de la ciudad. La mayoría de las compañías incluye también un trayecto en barquito por el Támesis, que aunque parezca muy idílico no es más que otro autobús que va por el río y que la gente emplea asiduamente para ir y volver de trabajar. Aún así es una experiencia que seguro que gustará a los peques.
Nota: No cojáis el azul. Creo que era el que tenía menos autobuses y teníamos que esperar bastante.

- Metro/autobús público:
El sistema público de transporte de Londres es caro e hipercomplicado. El metro tiene líneas que se desdoblan, paradas que no funcionan los fines de semana y colores muy parecidos para hacer que el pobre viajero se equivoque constantemente. En cambio el autobús de línea, los típicos esos de dos pisos, funcionan bastante bien si tienes la suerte de conseguir uno de esos mapitas que te expliquen donde se cogen las paradas y que no venga demasiado lleno.
La tarjeta de metro más conocida es oyster. Se puede solicitar en las taquillas del metro y por internet (te la mandan a casa). Los niños menores de 11 años viajan gratis y los menores de 15 pagan ticket infantil. La tarjeta es valida tanto para metro como para autobús.
Nota: Apenas hay paradas adaptadas a los carritos, no hay ascensores en ninguna de las paradas del centro e incluso en la parada de Candem Town nos hicieron plegarlo para poder bajar por la escalera de caracol para llegar al metro.

- Taxis: 
Los taxis londinenses en sí son otra atracción turística. No son tan caros como me pensaba y son un medio cómodo para viajar debido a su gran capacidad. Nosotros llegamos a meternos seis, uno de ellos con un carrito ABIERTO. Aún así, utilizarlo como medio de transporte habitual sale caro pero no tiene porque ser descartable en determinados momentos o necesidades.


QUE VER EN LONDRES:

Ver, ver, hay infinidad de cosas por ver. Yo os señalo aquí las principales y las que creo que les pueden gustar más a los peques. Después ya es cuestión de cada uno.

-Centro de Londres: Empezamos la excursión en la Abadía de Westminster. Además de ser un lugar emblemático por ser donde coronaron a la reina Isabel II o donde celebraron el funeral de la Princesa Diana y más recientemente la boda de los duques de Cambridge, podemos ver las tumbas de multitud de personajes celebres de la historia inglesa como Isaac Newton, Charles Darwin o Charles Dickens.
Es muy bonita, mucho, pero en mi opinión no vale lo que cuesta y menos si vais con niños. Es una enorme iglesia con preciosas vidrieras llena de esculturas y sepulturas tanto en el suelo como en las paredes. La mayoría de los niños se aburrirán y la entrada es bastante cara como para desperdiciarla (sin contar la cola que seguramente tendréis que hacer).
Pero podemos seguir la excursión por el centro de Londres. Empezaremos a ver las primeras cabinas rojas y a los niños les encantará eso de hacerse fotos. También veremos el Big Ben con el Parlamento y al fondo el London Eye.



- London Eye: Visita obligada, tanto si vais con niños como si no. Podéis sacar las entradas online para ahorraros las colas y aunque el trayecto es corto será desde el único sitio donde podréis contemplar el estupendo skyline de Londres. Unas vistas preciosas!!!.



- Hyde Park:  El gran pulmón de la ciudad. Dedicarle un ratito a pasear con los niños, os lo agradecerán. El parque es enorme pero encontraréis mapas para que podáis situaros. Tiene varias cafeterías y restaurantes para que podáis hacer un alto. Dispone también de un parque de juegos para los niños y de un lago en el centro del parque en donde, si hace bueno podréis alquilar una barquita de remos o de pedales que resultará una experiencia muy divertida.
Nos os olvidéis de llevaros algo de comer para las ardillitas, son muy simpáticas y se acercan tanto que pueden comer de la mano. A los niños les encantará.



- La tienda M&M's: Recién inaugurada en Londres ya es toda una atracción. Sus tres pisos llenos de colores, caramelos y representaciones de escenas emblemáticas de Inglaterra en forma de M&M's la han convertido en todo un destino turístico.
Imprescidible llevarse una bolsita con la mezcla de M&M's que hayas elegido. Puedes servirte tu mismo con tus colores favoritos.
(Esta tienda fue lo que más le gustó de Londres al niño nº3).



- Museo de Ciencias Naturales: Lo bueno de los museos de Londres es que son gratis, lo malo es que son enooooooormes. El museo de la ciencia es genial pero para los niños se les hará largo. Haceros con un mapa y seleccionad las cosas que queréis ver y cuales vais a descartar. Ni se os ocurra saltaros la parte de imanes y experimentos llenos de botones que tocar y cosas por descubrir especialmente diseñado para los peques.
Nota: Si podéis evitarlo no vayáis entre semana, los grupos escolares saturarán el espacio infantil. En fin de semana solo encontraréis turistas.

- Museo de Ciencias Naturales: Igual que el anterior es gigantesco y a no ser que vuestros niños sean unos verdaderos fanáticos se cansarán. Empezad por la parte de los dinosaurios, seguid por la de los animales marinos donde encontraréis ballenas, narvales y demás y a partir de ahí dejadles escoger a ellos donde quieren ir.



- Museo Británico: Lo incluyo por eso de que hay que incluirlo pero si, como yo, eso del arte y las piedras no os entusiasman casi que os lo podéis saltar.
Esta lleno de objetos valiosísimos del año del catapum que al que le gusten estas cosas disfrutará como un enano, pero no creo que esos sean los niños. Si a pesar de todo queréis ir, en la guía que os dan en la entrada hay una lista con las cosas más representativas del museo. No os perdáis la piedra Roseta pero yo no me atreví a llevar a los peques a ver las momias porque era demasiado reales.

- Museo Ripley's: Realmente no es un museo clásico pero a mi me parece de los más divertidos de Londres. El Sr. Robert Ripley era un excentrico que entre los años 20 y 30 aprovechaba sus viajes de trabajo como locutor de radio para coleccionar curiosidades y cosas raras de todas partes del mundo. Su afición le llevó tan lejos que acabó haciendo publicaciones periódicas, programas de televisión y una cadena de museos que actualmente podréis encontrar en muchas ciudades del mundo, entre ellas Londres. En este museo podéis encontrar cosas tan curiosas como una maqueta del hombre más alto del mundo, cuadros hechos con peniques o con sellos, un ferrari tejido de punto, una colección de las antorchas olímpicas, una maqueta enorme hecha con palillos, una maqueta de una oveja de dos cabezas y un millón de cosas curiosas, pero también encontraréis algunas atracciones divertidas como un tunel de esos que parece que te vas a caer, el laberinto de espejos más real del mundo (doy fe) y un espectáculo de juegos láser en el que tienes que esquivar las cuerdas como si fueras la protagonista de La Trampa, con niños colgados a la oreja incluido.
En resumen, un museo divertido, no demasiado conocido (no hay mucha gente) que os hará pasar un buen rato.

- Camdem: Es un pueblo entero destinado al mercadillo y a la venta de artículos alternativos, góticos, artesanía,...de todo. Todo lo que puedas imaginar se vende aquí. Pasear por sus calles también es muy curioso, pues sus casas están decoradas con grandes esculturas que llaman mucho la atención.
Es típico también los puestecillos callejeros de comida donde podréis probar lo que os apetezca de cualquier lugar del mundo.
Nota: No os vayáis sin probar un "cronut".



- Tower of London: Es otro de los imprescindibles de Londres, pero os digo desde ya que para mi, hacerlo con niños fue toda una tortura.
La Torre de Londres es un edificio que alberga siglos de historia. Ahora es reclamo turístico y dentro podréis ver cosas como la colección de armaduras (sobretodo las de Enrique VIII), las Joyas de la corona, pasadizos y cámaras que recrean la vida en la edad media, algunos elementos de tortura, etc...pero claro, para los niños, sobretodo los más pequeños es un rollo patatero. No sirve de mucho que vengan los Befeeters (esa especie de pregoneros vestidos de rojo) a hacerles un show sino entienden inglés y no hay nada que pueda entretenerlos un ratito para poder hacer una pausa. Para ellos es un rollo de principio a fin.

Para no hacer este post tan eterno que pueda convertirlo en libro os remarcaré por encima algunos sitios que podéis considerar visitar si os sobra algo más de tiempo.
- Madame Tussauds: Es un museo de cera bastante bien logrado en el que podéis encontrar personajes celebres de todos los tiempos (sobretodo los actuales hace gracia verlos).
- Aquarium: Tienen un acuario que podéis visitar, se parece bastante al de Barcelona o al de Valencia, pero quizás os saquen de un apuro.
- Kensington Garden: Otros jardines urbanos parecidos al Hyde Park, por lo que pude ver son los preferidos de los residentes, tienen como más vida, tanta que el parque infantil tenía una cola de morirse (estaban bastante bien, para que engañarnos).
- China Town: A mis hijos les hizo mucha gracia pasar por China Town y ver las tiendecitas, los restaurantes y el jaleo, era como estar en otro sitio.
- San Paul: Es mi catedral favorita. Es enooooorme y la cúpula central impresiona de verdad. Vale la pena subir a ella para poder descubrir los poderes de la física en la sala de los susurros (si te acercas a la pared puedes escuchar los que está susurrando la persona de enfrente). Pero, claro, a ver quien es el guapo que sube los casi 300 escalones que hacen falta. si lo consigues, ya que estás sube unos cuantos más y podrás contemplar unas vistas espectaculares desde el exterior de la cúpula.
- Museo Sherlock Holmes: Claro, en la misma casa donde se supone que vivía el personaje de ficción han creado un museo recreando una vivienda de la época.
- Shakespeare Globe Theatre: Una reconstrucción del autentico teatro de la época de Shakespeare construida de la misma forma y con los mismos métodos.
- Portobello Rode: Si tenéis tiempo podéis pasaros a ver todos esos puestecitos de cosas de segunda mano que tanto hemos oido hablar. Cuidado con el sobrepeso en la maleta.
- King Cross Station: Yo me quede con las ganas, pero para la próxima me apunto pasarme por la estación 9 3/4 que llevó a Harry Potter camino de Howards.
- Más centro: Podéis pasearos por Covent Garden, Piccadilly Circus (mejor de noche), por Trafalgar Square y haceros una foto encima de los leones, atravesar el London Bridge o el Puente del Milenio y contemplar un cambio de guardia del Buckigham Palace.
Todo depende de los gustos de vuestros peques, de sus edades y de su aguante.



OTRAS COSAS A TENER EN CUENTA:

- Recordad que en Londres no funcionan los euros (aunque en muchos puestos de souvenirs os los aceptaran). Cuando consigáis haceros con libras guardad como oro en paño las de 1 pound para poder emplear los baños públicos que funcionan con monedas pero que nadie tendrá cambio mientras un niño pega saltitos porque se va a hacer pis de un momento a otro.
- En Londres hay una hora menos con respecto a la española (como Canarias). Tenedlo en cuenta a la hora de planificar vuestro día. Empezadlo pronto, porque la mayoría de los museos, iglesias, etc... cierran alrededor de las cinco.
- Circulan en el sentido contrario. Muuuuuucho cuidado al cruzar, que aunque te lo digan pintado en el suelo siempre te sale algún coche por donde no te pensabas. He visto un montón de casiatropellos (me gustaría ver las estadísticas de muertes por atropello en Londres, seguro que son altísimas).
- Llueve, en Londres llueve mucho, así que si vais tenéis un gran número de probabilidades de que os llueva. Estad preparados, llevad paraguas y capotas para los carritos, y mirad el canal del tiempo para poder planear las visitas a cubierto para estos días.
- Hay mucha pero que mucha gente en todos sitios. Llevad a vuestros niños bien identificados. Yo les escribí a los peques nuestro número de teléfono en una cinta que les até a la muñeca junto con su nombre y vi algunos con carteles colgados del cuello. No os olvidéis. Si no lleváis nada escribídselo en el brazo con un boli. Mejor pasarse que quedarse cortos, ¿no?.

Y nada más, que os lo paséis muy bien  y ya me iréis contando. Espero vuestros consejos para poder ir ampliando estos miniconsejos y que le sean útiles a más gente.


1 comentario:

  1. No tengo planeado ir a Londres en breve, pero si se presenta la ocasión volveré para tener en cuenta tus consejos!
    Besos!

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...