viernes, mayo 30, 2014

Mi niño está un poco pirao

Estoy casi segura de que cuando el Sr Educando a cuatro y yo decidimos ir a buscar al niño nº 4 en mi solicitud especifiqué que fuera una niña mona, TRANQUILA, y lista (como la niña nº 2, vaya).
Pero mi señor marido debía tener un día gracioso y decidió encargar absolutamente todo lo contrario. Un niño, no, un chicarrón, con todos los tópicos masculinos excepto el futbol.
Un niño de esos que disfruta pegando palazos a los árboles, que siempre lleva las rodillas magulladas y la frente llena de chichones, que te desguaza lo que sea en un visto y no visto que pisotea bichitos al grito de muere, muere (comprendanle, cualquier otra cosa quedaría demasiado femenina).
Tranquilo, lo que se dice tranquilo tampoco nos ha salido. Que nuestros amigos ya le conocen y está a un paso de ser un hiperactivo de los que necesitan tratamiento, vaya. (Ya se verá).
Y es que el no entiende la pobre criatura porque pasan sus hermanos tanto tiempo delante de la tele, si él con diez segundos le bastan y le sobran. Y con la de cosas que tiene que hacer..., que si comerse una piedra, que si romper un vaso, que si meter todo el rollo de papel higiénico en el water cuando mamá no mira,....
¿Y lo que tarda en "conectar"? Que da igual que le llames diez veces por su nombre a diez centímetros de su oido. Ya te escuchará él cuando le venga bien. Que tiene mucho mundo interior, dice papá. Ya, ya, que se lo explique a las profes que las tiene desesperadas.
Cuando voy a buscarles al cole están todos los niños taaaaaan monos, sentaditos es sus mini sillas con sus mochilas puestas.....excepto el nº 4 que está encima de la silla (o de la mesa, según se tercie) sin zapatos y con la chaqueta desabrochada.

Y no es que me importe haberme quedado sin mi segunda niña, a pesar de las peleas, los gritos y los juegos bestias y escandalosos que se traen el nº 3 y el nº 4, pero es que el niño en cuestión está "un poco pallá".
Entiendanme, que yo lo quiero con locura, pero me está empezando a preocupar sus cambios de humor, la velocidad que pasa de la risa al llanto, lo que cuesta que preste atención, lo que divaga....
Ayer lo flipé en colores. Veníamos a toda prisa de comer en casa de unos amigos y digo a toda prisa porque papá había quedado en otro sitio para cenar (él solo) con unos amigos.
Al bajar del coche delante de casa nos encontramos que había dos nenes pequeños paseando con sus papás en el paseo que tenemos delante de casa.

Media hora después me viene el nº 4: "quiero pantalones cortos".
- No cariño, ya se está yendo el sol y va a empezar a hacer frío. Mañana, si hace calor te los pongo.
Si no me lo llegó a decir 20 veces no me lo dijo ninguna.
Y yo, que afortunadamente soy observadora hice asociaciones de que los nenes que él había visto antes llevaban pantalones cortos porque de repente cambió de tema y decidió decirme que quería ir al camino a buscar a papá.
- Papá no está ahí, se ha ido a cenar con unos amigos, luego vuelve.
Pero aún así fuimos al camino a dar un paseo (y a ver si se callaba ya).
Al primer señor que se le cruzo me dijo:
- Mira, papá
Y yo alucinada:
- Ese no es papá!!!.
¡Pero es que con el segundo señor hizo lo mismo!.

Ay, ay, ay, que mi niño está un poco pirao, con deciros que en casa a veces le llamamos el bipolar (con todo el cariño del mundo, claro, jejeje).




miércoles, mayo 28, 2014

Manualideas: Flores con rollos de papel higiénico.


Miércoles de nuevo, ¿a que lo estabais esperando?. Pues aquí vuelvo con otra manualidea para los peques. En este caso se trata de convertir un rollo de papel higiénico en un sello con el que estampar estas flores tan bonitas que sostiene mi peque. (Y que contempla su dibujo porque opina que los tallos que le he hecho estropean su arte, jejeje).

Lo de siempre, si queréis ver como lo hemos hecho pincha en la siguiente imagen.
Un saludo y feliz miércoles.


martes, mayo 27, 2014

15 años tiene mi amor!!!

Os contaba ayer que mayo es mi mes. Es tradición, la mayoría de las cosas importantes de mi vida han ocurrido durante el mes de mayo.
En mayo nací, me separé, me compré mi primera casa, aprobé mis oposiciones, y fui madre por primera vez.
Suele ser un mes muy extresante que además me pasa volando. Este año, por ejemplo nos hemos ido de vacaciones a Londres y en Francia no para de haber días festivos (creo que solo han ido al cole todos los días una semana de cuatro en este mes).
Se nos junta también con las funciones de fin de curso, los regalos para las profes, las exposiciones, exhibiciones y demás ones de las actividades extraescolares y el estres aumenta.
Pero no quería pasar por alto eso de que fui madre por primera vez.
Mi primogénito ha cumplido este mes 15 años y me tiene epustuflada.
15 años!!!.
Yo recuerdo mis 15 años y parece que fue ayer. Siempre he recordado esa edad como la época en la que empecé a vivir. Mis padres empezaron a darme un poco más de libertad, no demasiada y eso provocó también las primeras peleas en casa.
Tuve mi primer amor de verano que me robó mi primer beso y descubrí un mundo nuevo que me esperaba y que estaba ansiosa por descubrir.

Espero que mi niño sepa apreciarlo tanto como yo, que sea prudente en cuanto a las decisiones que va a tener que empezar a tomar en cuanto a sus estudios, a sus amistades, a su vida, pero que lo disfrute, que disfrute mucho ya que al fin y al cabo solo se vive una vez.
Que se ria, que se ria mucho, que parece que le cuesta y es una pena, porque tiene una sonrisa muy bonita.
Que valore las cosas buenas que le da la vida, que aprenda el valor de la amistad, que descubra el esfuerzo que cuesta conseguir las cosas y la satisfacción de haberlas conseguido.
Que experimente lo bonito que es enamorarse y de sentirse feliz porque por fin le ha mirado. Que comprenda (aunque solo un poquito) el sabor agridulce del desengaño.
Que sepa que podrá contar con nosotros pase lo que pase, aunque crea que estamos en su contra y que nuestra misión en la vida es hacerle imposible la suya.

En definitiva, que viva, y que sea feliz escoja el camino que escoja.


lunes, mayo 26, 2014

El click de la semana: Mayo es mi mes


Mi cumple, el día de la madre (español), el día de la madre (francés), el viaje a Londres, y ayer me enteré que en el calendario ortodoxo este mes también es mi santo.
Sí, mayo es mi mes. Mi familia se cansa de darme flores, regalitos y felicitaciones.
Lástima que no se repartan más en el resto del año, jejeje.

viernes, mayo 23, 2014

El mito de la educación francesa!!

Hace poco el niño nº 3 vino del cole con una invitación de cunpleaños en su mochila de una nena de su clase.
Era todo un acontecimiento pues es el primer año que está en este cole y el nº 3 no se caracteriza precisamente por ser muy sociable.
El cumpleaños iba a tener lugar en uno de los chiquiparks del chiquipueblo (bueno, en el único) y cuando llamamos para confirmar la mamá nos dio la opción a los papás de quedarnos con él o dejarlo y volver después a por él.
Decidimos que iría yo con el nº 3 porque siempre me estoy quejando de que no tengo oportunidades de practicar mi francés y esta sería una ocasión perfecta y además me permitiría relacionarme con las mamás del cole a las que no conozco mucho.
Papá mientras se quedaría con el niño nº 4.
Llegamos al cumple y la mamá de la cumpleañera volvió a insistir en que podíamos dejarlo y volver luego. Yo le dije que ya vería porque mi hijo no está demasiado acostumbrado a que lo deje solo (salvo en el cole) pero la verdad es que casi todas las madres sí que optaron por irse.
Al final nos quedamos la mamá del cumpleaños, dos mamás más que parecían amigas a juzgar por como le ayudaban a preparar las cosas y yo.
Estuve un rato esperando a que terminaran de sacar la comida, de reorganizar los regalos, de vestir a los nenes con unos petos fluor para verlos bien, de ir a buscar la bebida,...Al final me cansé y me senté en una de las mesas. Ellas me iban sonriendo de vez en cuando al pasar pero cuando terminaron en vez de sentarse en mi mesa se sentaron en otra.
Como me había propuesto eso de relacionarme me levanté y fuí a la otra mesa también para charlar, pero cuando al cabo de un rato no me había dirigido la palabra me volví otra vez a mi mesa.
Pasados cinco minutos de indiferencia total decidí irme (sino, iba a ser una tarde muy larga). Pero justo cuando fui a despedirme del niño nº 3 se estaba peleando con otro niño del parque que según me contó otra mamá de por ahí le había empujado. Después de eso ya no me podía ir, además de que mi niño no quería ninguna de las madres a cargo se habían dado cuenta del asunto (como para dejarlo a su cargo, vamos).
Así que, resignada volví a mi mesa a juguetear con el móvil.
En eso estaba cuando oí que en la mesa de al lado estaban cantando el "cumpleaños feliz" (a la francesa, claro). La mesa del cumpleaños que en teoría celebrábamos nosotros lo estaban celebrando sin nosotros porque....NO HABÍAN AVISADO AL Nº 3!!!.
Tuve que ir yo a avisarle de que ya estaba la merienda (porque lo de soplar las velas ya se lo había perdido).

El niño, afortunadamente no se enteró de nada y siguió en el cumpleaños más feliz que un ocho. Pero yo tenía unas ganas de abofetearlas una a una!!.
¿Para que puñetas nos invitan si nos iban a ningunear de esa manera?.

A partir de ahí ya no me importó que se me notasé que yo ya les había declarado la guerra (pa siempre). Como aún me quedaban dos horas de tortura llamé a la caballería (mi marido), que vino con refuerzos (la niña nº 2 y el niño nº 4) y nos cambiamos de mesa (al otro lado del parque). A la hora de irnos fue el Sr. Educando a cuatro a que el niño nº3 se despidiera. Yo no quise ni mirarles a la cara porque se me hubiera caido de la vergüenza de  ENCIMA tener que darles las gracias.

Joer con la educación francesa.



miércoles, mayo 21, 2014

Manualideas: Farolillos chinos


¿Que tal la semana? ¿Bien? Yo no me puedo quejar. Cumpleaños, dia de no cole en medio de la semana (= dormir un poquito más) y parece que por fin va llegando la primavera y que hay dos días seguidos de sol.
Volvemos, una semana más con otra manualidad para los peques de la casa. Esta vez con unos farolillos chinos.
Esta idea me la han dado las profesoras de mis hijos porque este curso estan trabajando los continentes. han hecho iglus, tipis, chozas. pinguinos, koalas,....y estos farolillos chinos.
Así que os animo a que vosotras también los aprovechéis para darles sus primeras clases de geografía.
Espero que os guste. Si queréis ver el paso a paso solo tenéis que hacer click en la imagen.


martes, mayo 20, 2014

A por los 37!!

Ayer fue mi cumple. Otro más. Cada año me pasan más rápido!!!.
Lo de que cayera en lunes ha sido un poco una faena pero mi niños y el Sr. Educando a cuatro han sabido hacer que este día fuera especial.
Empezó con un desayuno en la cama interrumpido solo por los abrazos, besos y felicitaciones de mis retoños. Siguió librándome de llevar yo los niños al cole (esto no estaba planeado, mi coche está en el mecánico (por primera vez en 12 años) y sigo sin atreverme a llevar el megacoche de mi marido, sobretodo por callejuelas y en hora punta.
Después tocó comer fuera y por fuera me refiero al sol de la plaza principal del pueblo. Que gozada!!!.
Por en medio...el regalito. Un móvil nuevo que al mio se le rompio "misteriosamente" la pantalla hace unos meses.
Mas tarde de besitos, abracitos y dibujos varios y cena (prontito y en casa) soplando las velas.

37 me han caido ya!!!. Bueno, a pesar de que es un número que no me resulta especialmente bonito no lo llevo mal, por lo menos parece que mejor que el año pasado. Será el chute de sol.

Y ahora, y siguiendo la tradición os hago balance y propositos para el año próximo:

1- Seguir perdiendo peso. Este me parece que va a ser un clásico y que va a estar siempre aquí ocupando el nº 1 de la lista. Pierdo peso, si, pero bajo la guardia y lo recupero, lo vuelvo a perder...y así vamos. 

2- Terminar un libro que estoy escribiendo. No lo he olvidado, creo que solo lo he aparcado. Ocurre lo de siempre, necesito tiempo. A ver si este es el año. 
3- Pensar alguna manera original de celebrar nuestro aniversario de bodas. Vergüenza debería darme, no se me ocurrió nada demasiado original. Para desquitarme le hice un crucigrama personalizado (y supercurrado) superchulo para celebrar los años que hace que nos conocemos y me pasé todo ese día pegándole corazoncitos con frases chorras por toda la casa que estuve encontrando hasta semanas después. No se puede quejar, eh??
4- Aprender francés. Sigo en ello. Lo de apuntarme a un curso por fin ha dado resultados y siento que he mejorado mucho, no se si será verdad. En cualquier caso me da confianza y ya puedo comunicarme con cualquiera. 
5- Apuntarme a algún curso de algo que me guste y que me apetezca. Este también es uno de los fijos en mi lista. A pesar de que voy haciendo cositas siempre tengo ganas de hacer más. Termine el de fotografía on-line y me he apuntado a alguno más por internet. Mañana voy a apuntarme a una asociación de intercambio de conocimientos y me apunto a todo lo que surja. 
6- Proyectos varios en mi otro blog. Este si que lo hice. Arranqué bastante bien con mi otro blog y estoy bastante satisfecha (aunque creo que podría estarlo más, jejeje). Es algo que me gusta y que me satisface, intentaré que la cosa no decaiga, aunque ahora que se acerca el verano voy a tener que reducir el ritmo de publicaciones. 
7- Aprender a usar la cámara superchupimegatrónica que me acabo de comprar y hacer fotos maravillosas. Todavía no la domino, pero si que me atrevo con ella. Tanto que me la llevé a nuestras vacaciones en Londres y todo. Practico mucho con ella para mi otro blog y hay algunas fotografías de las que estoy orgullosa. 
8- Viajar un poco más a menudo a Mallorca, que los inviernos se me hacen muy largos. Fuimos en Marzo y volvemos en verano. Una vez cada seis meses se hace más llevadero. De todas formas, este invierno ha sido un poco más light y nos ha dado un poco de tregua. 
9- Programar más manualidades con los peques para los días de lluvia. Esta sí. Una de las secciones de mi otro blog (y que os traigo por aquí también) son las manualidades para los niños y ya hemos tomado como rutina hacerlas. Lo recomiendo al 100 %, los niños se lo pasan pipa, aprenden un montón y siempre es un tiempo agradable para pasar juntos.

Para este año ya tengo algunas ideas, a ver si saco el tiempo y las pongo en práctica. 




Y ahora las que me propongo para mis 37 años:

- Cocinar más a menudo. No me gusta nada y al final siempre acabo haciendo cualquier cosa deprisa y corriendo. Me propongo hacer platos nuevos un poco más elaborados que regalar a mi familia. 
- Retomar las cenas de chicas. Por un arrebato las suspendimos y ahora las echo de menos. Igual este mes sorprendo a mi niña y nos vamos de picos pardos. 
- Tener más paciencia con el nº 1. Está en una mala edad, en un mal momento y con malas compañías. Intentaré no perder tanto la paciencia con él y escucharle con más atención. 



lunes, mayo 19, 2014

El click de la semana: Actividades!!!!


Este fin de semana ha sido completito (es lo que tiene eso de que salga el sol y haga calorcito). Empezamos el viernes yengo a tomar algo por la noche al pub de delante de casa con mi marido (que bien no sentó, oigan!). 
El sábado tocaba Salón del libro Juvenil en el que participaba la niña nº 2 en un proyecto de un juego de mesa que lleva haciendo con una asociación lo que va de curso, y por fin vimos los resultados. 
Y el domingo fuimos a un Festival de los niños en un pueblo por aquí cerquita.
Todo muy chulo, talleres de manualidades, de circo, cuentacuentos, marionetas, hicieron pan, bolsitas aromáticas, hubo atracciones y,...como podéis ver...se pintaron la cara. 
A ver si adivináis de que va pintado el niño nº 4. (En unos días la respuesta)

jueves, mayo 15, 2014

Consejos tontos para viajar a Londres con niños.



Tal y como hicimos con París os dejo unos cuantos consejos y recomendaciones que pueden seros útiles si pretendéis viajar a Londres con niños.
Repito que no es una guía de viaje sino más bien los consejos que le daría a una amiga basándome en mi experiencia.
Empecemos por el principio.

TRANSPORTE: 

Moverse en Londres no es fácil, los coches privados tienen delimitado el acceso al centro de la ciudad y casi todo el tráfico consiste en taxis, autobuses, y furgonetas. Aún así es necesario escoger un método de transporte con el que moverse por la ciudad ya que es una ciudad grande y son largas distancias para moverse con niños pequeños.
- Autobús turístico:
Es una opción sobretodo para los primeros días porque te dejan subir y bajar en las paradas principales y te dan una visión general de los monumentos más importantes de la ciudad. La mayoría de las compañías incluye también un trayecto en barquito por el Támesis, que aunque parezca muy idílico no es más que otro autobús que va por el río y que la gente emplea asiduamente para ir y volver de trabajar. Aún así es una experiencia que seguro que gustará a los peques.
Nota: No cojáis el azul. Creo que era el que tenía menos autobuses y teníamos que esperar bastante.

- Metro/autobús público:
El sistema público de transporte de Londres es caro e hipercomplicado. El metro tiene líneas que se desdoblan, paradas que no funcionan los fines de semana y colores muy parecidos para hacer que el pobre viajero se equivoque constantemente. En cambio el autobús de línea, los típicos esos de dos pisos, funcionan bastante bien si tienes la suerte de conseguir uno de esos mapitas que te expliquen donde se cogen las paradas y que no venga demasiado lleno.
La tarjeta de metro más conocida es oyster. Se puede solicitar en las taquillas del metro y por internet (te la mandan a casa). Los niños menores de 11 años viajan gratis y los menores de 15 pagan ticket infantil. La tarjeta es valida tanto para metro como para autobús.
Nota: Apenas hay paradas adaptadas a los carritos, no hay ascensores en ninguna de las paradas del centro e incluso en la parada de Candem Town nos hicieron plegarlo para poder bajar por la escalera de caracol para llegar al metro.

- Taxis: 
Los taxis londinenses en sí son otra atracción turística. No son tan caros como me pensaba y son un medio cómodo para viajar debido a su gran capacidad. Nosotros llegamos a meternos seis, uno de ellos con un carrito ABIERTO. Aún así, utilizarlo como medio de transporte habitual sale caro pero no tiene porque ser descartable en determinados momentos o necesidades.


QUE VER EN LONDRES:

Ver, ver, hay infinidad de cosas por ver. Yo os señalo aquí las principales y las que creo que les pueden gustar más a los peques. Después ya es cuestión de cada uno.

-Centro de Londres: Empezamos la excursión en la Abadía de Westminster. Además de ser un lugar emblemático por ser donde coronaron a la reina Isabel II o donde celebraron el funeral de la Princesa Diana y más recientemente la boda de los duques de Cambridge, podemos ver las tumbas de multitud de personajes celebres de la historia inglesa como Isaac Newton, Charles Darwin o Charles Dickens.
Es muy bonita, mucho, pero en mi opinión no vale lo que cuesta y menos si vais con niños. Es una enorme iglesia con preciosas vidrieras llena de esculturas y sepulturas tanto en el suelo como en las paredes. La mayoría de los niños se aburrirán y la entrada es bastante cara como para desperdiciarla (sin contar la cola que seguramente tendréis que hacer).
Pero podemos seguir la excursión por el centro de Londres. Empezaremos a ver las primeras cabinas rojas y a los niños les encantará eso de hacerse fotos. También veremos el Big Ben con el Parlamento y al fondo el London Eye.



- London Eye: Visita obligada, tanto si vais con niños como si no. Podéis sacar las entradas online para ahorraros las colas y aunque el trayecto es corto será desde el único sitio donde podréis contemplar el estupendo skyline de Londres. Unas vistas preciosas!!!.



- Hyde Park:  El gran pulmón de la ciudad. Dedicarle un ratito a pasear con los niños, os lo agradecerán. El parque es enorme pero encontraréis mapas para que podáis situaros. Tiene varias cafeterías y restaurantes para que podáis hacer un alto. Dispone también de un parque de juegos para los niños y de un lago en el centro del parque en donde, si hace bueno podréis alquilar una barquita de remos o de pedales que resultará una experiencia muy divertida.
Nos os olvidéis de llevaros algo de comer para las ardillitas, son muy simpáticas y se acercan tanto que pueden comer de la mano. A los niños les encantará.



- La tienda M&M's: Recién inaugurada en Londres ya es toda una atracción. Sus tres pisos llenos de colores, caramelos y representaciones de escenas emblemáticas de Inglaterra en forma de M&M's la han convertido en todo un destino turístico.
Imprescidible llevarse una bolsita con la mezcla de M&M's que hayas elegido. Puedes servirte tu mismo con tus colores favoritos.
(Esta tienda fue lo que más le gustó de Londres al niño nº3).



- Museo de Ciencias Naturales: Lo bueno de los museos de Londres es que son gratis, lo malo es que son enooooooormes. El museo de la ciencia es genial pero para los niños se les hará largo. Haceros con un mapa y seleccionad las cosas que queréis ver y cuales vais a descartar. Ni se os ocurra saltaros la parte de imanes y experimentos llenos de botones que tocar y cosas por descubrir especialmente diseñado para los peques.
Nota: Si podéis evitarlo no vayáis entre semana, los grupos escolares saturarán el espacio infantil. En fin de semana solo encontraréis turistas.

- Museo de Ciencias Naturales: Igual que el anterior es gigantesco y a no ser que vuestros niños sean unos verdaderos fanáticos se cansarán. Empezad por la parte de los dinosaurios, seguid por la de los animales marinos donde encontraréis ballenas, narvales y demás y a partir de ahí dejadles escoger a ellos donde quieren ir.



- Museo Británico: Lo incluyo por eso de que hay que incluirlo pero si, como yo, eso del arte y las piedras no os entusiasman casi que os lo podéis saltar.
Esta lleno de objetos valiosísimos del año del catapum que al que le gusten estas cosas disfrutará como un enano, pero no creo que esos sean los niños. Si a pesar de todo queréis ir, en la guía que os dan en la entrada hay una lista con las cosas más representativas del museo. No os perdáis la piedra Roseta pero yo no me atreví a llevar a los peques a ver las momias porque era demasiado reales.

- Museo Ripley's: Realmente no es un museo clásico pero a mi me parece de los más divertidos de Londres. El Sr. Robert Ripley era un excentrico que entre los años 20 y 30 aprovechaba sus viajes de trabajo como locutor de radio para coleccionar curiosidades y cosas raras de todas partes del mundo. Su afición le llevó tan lejos que acabó haciendo publicaciones periódicas, programas de televisión y una cadena de museos que actualmente podréis encontrar en muchas ciudades del mundo, entre ellas Londres. En este museo podéis encontrar cosas tan curiosas como una maqueta del hombre más alto del mundo, cuadros hechos con peniques o con sellos, un ferrari tejido de punto, una colección de las antorchas olímpicas, una maqueta enorme hecha con palillos, una maqueta de una oveja de dos cabezas y un millón de cosas curiosas, pero también encontraréis algunas atracciones divertidas como un tunel de esos que parece que te vas a caer, el laberinto de espejos más real del mundo (doy fe) y un espectáculo de juegos láser en el que tienes que esquivar las cuerdas como si fueras la protagonista de La Trampa, con niños colgados a la oreja incluido.
En resumen, un museo divertido, no demasiado conocido (no hay mucha gente) que os hará pasar un buen rato.

- Camdem: Es un pueblo entero destinado al mercadillo y a la venta de artículos alternativos, góticos, artesanía,...de todo. Todo lo que puedas imaginar se vende aquí. Pasear por sus calles también es muy curioso, pues sus casas están decoradas con grandes esculturas que llaman mucho la atención.
Es típico también los puestecillos callejeros de comida donde podréis probar lo que os apetezca de cualquier lugar del mundo.
Nota: No os vayáis sin probar un "cronut".



- Tower of London: Es otro de los imprescindibles de Londres, pero os digo desde ya que para mi, hacerlo con niños fue toda una tortura.
La Torre de Londres es un edificio que alberga siglos de historia. Ahora es reclamo turístico y dentro podréis ver cosas como la colección de armaduras (sobretodo las de Enrique VIII), las Joyas de la corona, pasadizos y cámaras que recrean la vida en la edad media, algunos elementos de tortura, etc...pero claro, para los niños, sobretodo los más pequeños es un rollo patatero. No sirve de mucho que vengan los Befeeters (esa especie de pregoneros vestidos de rojo) a hacerles un show sino entienden inglés y no hay nada que pueda entretenerlos un ratito para poder hacer una pausa. Para ellos es un rollo de principio a fin.

Para no hacer este post tan eterno que pueda convertirlo en libro os remarcaré por encima algunos sitios que podéis considerar visitar si os sobra algo más de tiempo.
- Madame Tussauds: Es un museo de cera bastante bien logrado en el que podéis encontrar personajes celebres de todos los tiempos (sobretodo los actuales hace gracia verlos).
- Aquarium: Tienen un acuario que podéis visitar, se parece bastante al de Barcelona o al de Valencia, pero quizás os saquen de un apuro.
- Kensington Garden: Otros jardines urbanos parecidos al Hyde Park, por lo que pude ver son los preferidos de los residentes, tienen como más vida, tanta que el parque infantil tenía una cola de morirse (estaban bastante bien, para que engañarnos).
- China Town: A mis hijos les hizo mucha gracia pasar por China Town y ver las tiendecitas, los restaurantes y el jaleo, era como estar en otro sitio.
- San Paul: Es mi catedral favorita. Es enooooorme y la cúpula central impresiona de verdad. Vale la pena subir a ella para poder descubrir los poderes de la física en la sala de los susurros (si te acercas a la pared puedes escuchar los que está susurrando la persona de enfrente). Pero, claro, a ver quien es el guapo que sube los casi 300 escalones que hacen falta. si lo consigues, ya que estás sube unos cuantos más y podrás contemplar unas vistas espectaculares desde el exterior de la cúpula.
- Museo Sherlock Holmes: Claro, en la misma casa donde se supone que vivía el personaje de ficción han creado un museo recreando una vivienda de la época.
- Shakespeare Globe Theatre: Una reconstrucción del autentico teatro de la época de Shakespeare construida de la misma forma y con los mismos métodos.
- Portobello Rode: Si tenéis tiempo podéis pasaros a ver todos esos puestecitos de cosas de segunda mano que tanto hemos oido hablar. Cuidado con el sobrepeso en la maleta.
- King Cross Station: Yo me quede con las ganas, pero para la próxima me apunto pasarme por la estación 9 3/4 que llevó a Harry Potter camino de Howards.
- Más centro: Podéis pasearos por Covent Garden, Piccadilly Circus (mejor de noche), por Trafalgar Square y haceros una foto encima de los leones, atravesar el London Bridge o el Puente del Milenio y contemplar un cambio de guardia del Buckigham Palace.
Todo depende de los gustos de vuestros peques, de sus edades y de su aguante.



OTRAS COSAS A TENER EN CUENTA:

- Recordad que en Londres no funcionan los euros (aunque en muchos puestos de souvenirs os los aceptaran). Cuando consigáis haceros con libras guardad como oro en paño las de 1 pound para poder emplear los baños públicos que funcionan con monedas pero que nadie tendrá cambio mientras un niño pega saltitos porque se va a hacer pis de un momento a otro.
- En Londres hay una hora menos con respecto a la española (como Canarias). Tenedlo en cuenta a la hora de planificar vuestro día. Empezadlo pronto, porque la mayoría de los museos, iglesias, etc... cierran alrededor de las cinco.
- Circulan en el sentido contrario. Muuuuuucho cuidado al cruzar, que aunque te lo digan pintado en el suelo siempre te sale algún coche por donde no te pensabas. He visto un montón de casiatropellos (me gustaría ver las estadísticas de muertes por atropello en Londres, seguro que son altísimas).
- Llueve, en Londres llueve mucho, así que si vais tenéis un gran número de probabilidades de que os llueva. Estad preparados, llevad paraguas y capotas para los carritos, y mirad el canal del tiempo para poder planear las visitas a cubierto para estos días.
- Hay mucha pero que mucha gente en todos sitios. Llevad a vuestros niños bien identificados. Yo les escribí a los peques nuestro número de teléfono en una cinta que les até a la muñeca junto con su nombre y vi algunos con carteles colgados del cuello. No os olvidéis. Si no lleváis nada escribídselo en el brazo con un boli. Mejor pasarse que quedarse cortos, ¿no?.

Y nada más, que os lo paséis muy bien  y ya me iréis contando. Espero vuestros consejos para poder ir ampliando estos miniconsejos y que le sean útiles a más gente.


miércoles, mayo 14, 2014

Manualideas: Flores con cajas de huevos.


Hoy, como cada miércoles os traigo una manualidad para hacer con los peques. Hoy toca hacer flores con cajas de huevos. ¿No os gustan?. A mi casi que me gusta más el modelo que las sostiene, jejeje. (pero las flores tampoco están mal). 
Si queréis ver como las hemos hecho solo tenéis que clickar en la siguiente imagen. 


martes, mayo 13, 2014

Adios a la logopeda.

El niño nº 3 ha progresado mucho en poco tiempo. El haber cambiado de colegio le ha ido genial para su tartamudeo y ahora, si alguna vez lo hace parece más un mal vicio más que una dificultad. Se ha soltado tremendamente a hablar en francés y lo hace bastante correctamente (todo lo correctamente que lo puede hacer un niño de cuatro años). Y si bien es cierto que sigue sin decir la "S" (creemos que por un problema más físico que otra cosa, pues tiene un hueco entre los dientes que se lo hace casi imposible) ni la "R" (pero eso no se lo van a enseñar a pronunciar en Francia) la logopeda ha decidido darle el alta.
Mi niño nº 3 tiene un caracter social un poco particular con respecto a los adultos. Si tiene que conectar con alguien lo hace en los primeros 10 minutos y no tiene porque que ser con la persona que más caso le haga (no entendemos su criterio a la hora de seleccionar sus "preferidos") pero jamás, jamás se lo va a demostrar. Su actitud es de indiferencia total.

Por ejemplo: Adora a la chica que viene una vez a la semana a hablar con él en francés. Yo lo se porque me pregunta por ella y porque algunas veces suelta sin venir a cuento "me gusta Emène" pero cuando viene no sale a recibirla, no le da un beso al llegar ni al irse y se suele mostrar indiferente. Yo se que le tiene cariño también porque si alguna vez no viene se entristece y no deja de preguntar por ella pero ella nunca se daría cuenta.

Así, que cuando tocó despedirse de la logopeda (a la que también adora, pero por supuesto ella ni lo sospecha) hablé con él y se lo expliqué. Le dije que como lo estaba haciendo tan bien iba a estar mucho tiempo sin verla y que ha ella le gustaría que le diese un beso y un abrazo de despedida.

Llegado el momento lo hizo, claro y a ella el encantó, pero a mí me gustó más el gesto que tuvo mi niño de regalarle el dibujo que acababa de hacer, porque a pesar de que hace un dibujo cada vez que va nunca había querido regalárselo excepto ese día a modo de despedida y salió sinceramente de él.

La echaremos de menos pero me alegro de que vaya a dejar de ir, porque eso significa que ha progresado.

Logopedia

lunes, mayo 12, 2014

El click de la semana: Hyde park a lo guiri.


Hoy por fin han empezado todos el cole, hoy por fin termina el sindrome post-vacacional y hoy por fin, por fin, empieza de nuevo la rutina.
De todas las fotos que puse en Instagram sobre nuestro viaje a Londres me quedo con esta en la que el nº 4 y yo estamos paseando por Hyde Park el ÚNICO día que llovió y compramos el paraguas oficial para los guiris.

viernes, mayo 09, 2014

Londres: Una odisea



Ya hemos vuelto de nuestras vacaciones en Londres y casi beso la tierra del suelo al llegar. El principio de las vacaciones ha sido terrorífico y lo más cerca que puedo imaginarme estar de una tortura en toda regla. Menos mal que a mitad de la semana la cosa se arregló y pudimos disfrutar de Londres tal y como habíamos pensado pero hubo un día que estuvimos a un tris de volvernos.
Ha sido una aventura llena de contratiempos y de obstáculos que tuvimos que salvar que hace que se me hayan pasado las ganas de viajar en una buena temporada (sobretodo con niños).
El primer indicio fue que el coche nos dejó tirados en la misma puerta del aeropuerto de Toulouse. Ya me temía que tendríamos que llamar a la grua para quitar el coche de ahí, que íbamos a perder el avión y no se cuantas cosas más cuando papá pudo arreglarlo en el último momento jugueteando con los cables (un mal contacto, parece ser, pero que casi me da algo).
Una cuantas horas después, las que hicieron falta para pasar los controles, las dos horas de vuelo, recuperar las maletas, llegar al centro al tren y dejar las maletas en consigna y ya estábamos listos para descubrir Londres.



Lo primero que teníamos que hacer era elegir un medio de transporte, los probamos todos...y pifiamos en todos.
Intentamos el autobús turístico (esos de hop on-hop off) pero ninguna compañía tenía pases para más de dos días. al final optamos por una que resultó ser la peor: Tardaban un siglo en venir, y siempre resultó que iba en sentido contrario a nuestra ruta, así que solo lo empleamos dos veces (dinero tirado).
Probamos entonces con el metro, pero había una fantástica huelga que nos cerró paradas y lineas, que nos colapsó los metros y que hizo que como consecuencia el centro de la ciudad estuviera totalmente embozado.
Los taxis que tuvimos que coger obligatoriamente cuando a las 10 de la noche no teníamos metros para volver y estábamos lejos de nuestro apartamento era un logro conseguirlos y con el centro atascado además, salieron carísimos.



El apartamento que alquilamos fue otra odisea, Primero no lo encontrábamos, después no nos podíamos creer que fuera allí. ¡Un timo! ¡No os lo podéis ni imaginar! A punto estuvimos de irnos pero eso suponía perder una mañana, cuando no todo el día y pensamos que total, para ir a dormir...
Pero lo peor del viaje, y con diferencia, fueron los niños.
Ellos están acostumbrados a viajar, a caminar y a hacer sesiones largas. Aún así, llevamos un carrito para que pudieran ir turnándose, descansar, echar siestas,...también teníamos seis brazos (la nº 2 no cuenta) para llevarlos en brazos a ratitos pero la cosa no salió bien y fue una auténtica tortura.
Sobretodo al nº 3 lo hubiera dejado allí más de una vez. Era dar dos pasos y ya pedía brazos, todo le iba mal. por todo se quejaba, nada le hacía ilusión (excepto la tienda m&m's) y todo eran problemas, llantos y lloriqueos que minaban nuestras fuerzas.
Cuando encima el nº 4 se sumaba al jaleo yo directamente me quería morir.
Se portaron tremendamente mal haciendo cosas que ni siquiera hacen en casa. Ver, además que los mayores no solo no ayudaban sino que decidía pelearse entre ellos también era para colgarse (lo de lo que los mayores ayudan es un muto que algún día os desmentiré).
Quizás nuestro fallo fue llevar solo un carrito en vez de dos pero la verdad es que viajar con dos carritos hubiera sido también un caos porque no encontramos nada adaptado a ellos en todo Londres, ni los museos, que están llenos de escaleras, ni el metro que apenas tienen paradas con ascensor y desde luego no son las del centro, ni los restaurantes que son pequeños y estrechos. En el London Eye, sin ir más lejos nos obligaron a plegarlo al subir y en la parada de metro de Camden, también con el tremendo enfado del señor que llevábamos delante que casi le prohiben la entrada al metro.
A pesar de todo, y como siempre, ha habido muchos ratos buenos, ya he dicho que hacia la mitad del viaje, después de discutir con todos y cada uno de mis hijos se pusieron las pilas y decidieron comportarse y a partir de ahí empezamos a disfrutar. Vimos muchas cosas, casi todas las que habíamos previsto, tuvimos muchos momentos divertidos como cuando los peques se encontraron a su ídolo (Spiderman) en medio de Trafalgar Square y nos hizo un espectáculo que los niños no olvidaran en la vida.



Desayunar en unas tumbonas de Hyde Park en un día soleado mientras los niños jugaban y observaban a los cisnes.
Ver al nº 3 montar un espectáculo bailando en la tienda m&m's tan bien, tan bien, que le hicieron corro.
Ver a los cuatro jugar en Kensington garden después de quedarnos alucinados porque el parque de columpios y esas cosas tenía cola para entrar (alucinante).
Tomarnos un helado de yogurt con gominolas y mini mashmallows en Portobello Rode.
Celebrar el cumple del nº 1 en el Hard Rock café.
Participar en una simulación en la que éramos espías y teníamos que esquivar los rayos láser.
En resumen, que Londres ha sido difícil e intenso en parte por nosotros, en parte por la ciudad.
Volveremos, sí, sigue siendo un sitio precioso pero volveremos con los niños un poco más creciditos y más civilizados.




jueves, mayo 08, 2014

Manualideas: Bolas malabares


Con un día de retraso pero os dejo la manualidad de la semana. Esta vez aprendemos a hacer bolas malabares con globos y arroz. Seguro que más de una las habéis hecho alguna vez cuando érais pequeñas. Ya es hora de enseñárselo a vuestros peques.
Si hacéis click en la siguiente imagen accederéis al tutorial donde podréis ver el paso a paso.


viernes, mayo 02, 2014

Nos vamos de vacaciones

Las que me seguíis por instagram ya os debéis de haber dado cuenta (y para las que no ya estáis tardando, que os lo perdéis) pero este semana estamos de vacaciones en Londres.

Francia es un país laico, así que aquí no tenemos vacaciones de "Pascua" propiamente dichas. Tenemos vacaciones de primavera y todo el país se turna en tres zonas para que no se colapse todo en la operación salida.
Las nuestras han empezado esta semana y como nos las merecemos mucho, mucho, nos vamos a ir a Londres a celebrarlo, a disfrutar, a descansar (la verdad es que no creo) y a pasarnoslo pipa (eso sí).
El Sr. Educando a cuatro y yo ya estuvimos hace unos cuantos años (demasiados para mi gusto) y nos chifló. Nos pareció una ciudad hiperdivertida y con un millón de cosas que hacer y que visitar. A pesar de que estuvimos una semana enterita no nos dio tiempo de hacer todo lo que queríamos hacer, pero casi era mejor, porque así nos daba la excusa para volver.
Así que ahora es el momento y esta vez vamos todos, porque queremos enseñarle a los niños el encanto de las cabinas rojas, subir en el London Eye, ver el Big Ben y darle de comer a las ardillas en el Hyde Park,....

Como siempre quería haber preparado unas entradas para no dejar esto tan paradito estos días pero no me ha dado mucho tiempo. Y a la vuelta me queda la sesión maratoniana de lavadoras, compras y limpiezas varias aderezado con hacer los deberes (los míos, no los de los niños, que no son los únicos que los dejan para el último momento) y contestar los e-mails que seguro que me dejáis.
Pero no os preocupéis que en nada estoy de vuelta y prometo contároslo todo, todo, todo.
¡No os olvidéis de mí!.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...