miércoles, abril 30, 2014

Manualidea: Paraguas con un plato de papel



Un miércoles más nos volvemos a reunir con una nueva manualidad para peques. Esta vez, una muy primaveral: Unos paraguas. 
Sí, sí, ya se lo que estáis pensando, que para la primavera pega más unas flores, algo con muchos colores, un picnic,...pero, ¿que queréis que os diga? a mi últimamente solo me sugieres lluvia. 
Así que lo dicho, os traigo estos paraguas para que hagan vuestros peques con sus gotitas y todo y así seguro que pasáis un buen rato. 
Si queréis ver el paso a paso solo tenéis que clickar en la imagen de aquí abajo, os espero. 



martes, abril 29, 2014

Visitas de Mallorca

Como os decía ayer hace unos días que tuvimos que despedir a unas amigas que vinieron a vernos para pasar con nosotros sus vacaciones de Pascua (que no las nuestras).
La verdad es que no recibimos demasiadas visitas de Mallorca y menos que no sea de la familia. La mayoría de nuestros amigos estan afectados en mayor o menor medida por problemas económicos debidos a la crisis y un viaje a Francia es algo que no se pueden permitir.
Así que a casi todos los vemos solo cuando vamos nosotros y la verdad es que me sabe a poco.
Por eso la llegada de estas amigas a sido todo un acontecimiento y aunque no soy demasiado buena anfitriona yo creo que se han sentido a gusto y que han disfrutado.
Hemos aprovechado para enseñarles los sitios que más nos han gustado a nosotros después de más de dos años viviendo aquí. A algunos de ellos hacía mucho que no íbamos y los hemos apreciado también redescubriéndolos de nuevo.
Ellas no paraban de decir que Francia es preciosa (que lo es) y que se come muy bien (que también). Supongo que el contraste es mucho mayor si el lugar con el que lo comparas es Mallorca que es más bien de vegetación árida y seca con el sur de Francia que es verde, verde y en plena explosión primaveral.

El clima ha sido bueno con nosotros y hemos podido disfrutar de sol casi todos los días. Hemos visitado Cahors, Toulouse, Montauban, Saint Cirq Lapopie....hemos comido cosas típicas como quiche, crepes, croisants, andouillette, quesos franceses,....hemos caminado por el campo, por las ciudades, y hasta hemos dado un paseito en barco.
Pero como siempre suele pasar en estos casos lo que más me ha gustado ha sido la compañía. Ya las hecho de menos y espero que vuelvan pronto ellas y todos los amigos que conservamos en la distancia.


Creo que no lo he hecho nunca, pero aprovecho para recomendaros que os hagáis una escapadita por aquí, que no queda tan lejos, los paisajes son preciosos y los franceses, la mayoría no muerden.
Si me hacéis caso y os acercáis mandadme un mensajito o algo, que caras nuevas siempre se agradecen y si encima hablan español, más.

lunes, abril 28, 2014

El click de la semana: Piedrecitas en el río.


Hemos estado muy ocupados esta semana. Hemos tenido visita de Mallorca y hemos aprovechado para hacer un poco de turismo, visitar los pueblos de alrededor y también relajarnos un poco a la orilla del río.
¿¿Que tendrán las piedrecitas que los niños se pueden pasar horas tirándolas al agua??.

viernes, abril 25, 2014

Aprendiendo a nadar (segundo intento).

Como os conté la semana pasada he empezado a ir con el niño nº 3 a la piscina municipal de mi chiquipueblo (recién estrenadita ella) y salgo agotaita, no solo de nadar, que para bien o para mal yo no nado mucho, solo sostengo que el nº 3 no se me ahogue, sino porque es una piscina diseñada con el culo y me cojo unos cabreos que solo los entiendo yo.

Para empezar el parking. A algún lumbreras se le ha ocurrido la genial idea de hacer solo cien plazas de paking en una piscina en donde caben 2000 personas. Jamás hay sitio, ni lo intentes, te tienes que ir al quinto pino para aparcar e irte con bolsa, niño y churro a cuestas hasta la puerta.

Después te encuentras con la fantástica idea de que hay que pagar. Que es normal, no digo que no, pero me repatea el tener que hacer la cola para pagar. ¿No se les ha ocurrido ningún sistema de tarjetas, bonos, yo que se???.
Superada la barrera te encuentras el primer obstáculo: hay que quitarse los zapatos antes de entrar ¿por
qué? Porque sí. ¿Higiene? Y una mierda, luego veréis por qué.
Así que coges bolso, bolsa, churro, tus zapatos, los del niño y al niño en cuestión (y doy gracias al cielo de que ya no llevamos abrigo y de que solo llevo a un niño porque la primera vez que fui casi me da un jamacuco con los dos enanos y todos los trastos) y arrastraté hasta un vestuario que son unas cabinas muy monas que entras por un lado y sales por el otro ya cambiado peeeeeeero, son bastante chiquitas y tienen un banco, sí, pero la mitad de ancho de lo normal y no me cabe el culo (a mi hijo tampoco). Lo tiras todo al suelo, consigues cambiarte de milagro, a la pata coja mientras peleas con el niño nº 3 que deje de darle a la palanquita que abre la puerta para evitar que todo el mundo te vea en paños menores. Lo consigues, sales por la otra puerta y dejas tus trastos en unas taquillas chupitronicas de las que no tengo nada que decir pues es de lo mejorcito de toda la instalación.
Le pongo el albornoz al nº 3, yo cojo el churro y una toalla para mi  y nos vamos a la piscina. ¿Piscina? Donde puñetas está la piscina. El primer día que fui le dí tres vueltas al vestuario (con dos pollitos detrás) para acabar llegando a la conclusión de que la única puerta que me quedaba por mirar era la de los baños. Y, efectivamente, después de los baños está el acceso a la piscina.
Ni un puñetero letrero oigan, ni que lo hicieran a proposito para ver como damos vaueltas en bañador. Como están ahí las duchas entendemos que es allí donde hay que ducharse antes de entrar. Así que quitamos el albornoz y dejo las cosas en.....ni un triste sitio para dejar las cosas. Las dejo encima de un lavabo. El niño tiene frío después de la ducha. Ponemos el albornoz. Y ahora sí, vamos a la piscina.
Nos encontramos con un nuevo obstáculo. Para llegar a ella hay que atravesar un charquito de agua HELADA que a mi me llega a un poco más de los tobillos, pero a mi niño le llega a las rodillas. Vuelve a quitar el albornoz y consigue cruzar el charco.
Resulta que la única piscina pequeña está dividida en dos. Una con carriles ocupada por los cursillistas y otra en plan spa con zona de burbujas y cuellos de cisnes y esas cosas que es una pasada peeeeeeero hay corrientes de esas artificiales. Con lo cual en cuanto suelto al niño para que empiece a nadar tengo que ir a buscarlo tres metros más para allá.
Pero no me rindo consigo encontrar un angulo muerto y ahí puedo enseñar a mi niño a flotar mientras esquivamos pelotas y niños haciendose ahogadillas. Porque parece que donde estamos en en un chiringuito de playa: Señoras con pareo, niñas tomando el sol, abuela con la cámara de fotos, familia merendando bocatas de nocilla, ¿higiene decíais?.

En fin, toda esta odisea para contar que a mi niño nº 3 le queda un pelín para aprender a nada, que ya solo le pongo un dedo en la barbilla y flota. Yo no se muy bien si se hace como lo estoy haciendo yo que me baso en mi propia lógica y en lo que he visto que hacían con sus hermanos mayores. Así que si hay alguna profesora de natación en la sala agradecería un curso express.

miércoles, abril 23, 2014

Manualidea: Comida de pájaros con forma


Hoy os traigo una manualidad que seguro que os soprende y a vuestros hijos, ni os cuento. Se trata de hacer comida de pájaros con forma, como si fuera una galleta. Chulo, eh? Pues ya verás que es facilísimo de hacer.
Haz click en la siguiente imagen para ver el paso a paso.


martes, abril 22, 2014

El libro del mes: Torres de Malory.


Me he dado cuenta que desde que he empezado esta sección ofreciéndoos lecturas para los peques todas han sido para niños más bien pequeños que se inician con sus primeras lecturas. Pero no os vayáis a pensar que los mayores no leen, la verdad es que no me puedo quejar y los dos son bastante lectores cada uno en su estilo y sus gustos particulares.
Así que hoy os traigo un libro para "niñas" de la mítica Enid Blyton: Torres de Malory.


La primera vez que leí "Primer curso en Torres de Malory" debía tener alrededor de los 10 años. Mi madre me prestó su ejemplar, un tanto deshojado de cuando ella era pequeña y me encantó. Seguí con el segundo curso, tercer curso, hasta que me leí los seis que tiene la colección prácticamente del tirón.
Y es que las historias, las travesuras y los problemas de un grupo de chicas que lo comparten todo en un internado llamado "Torres de Malory" me tenía enamorada.
Cuando la niña nº 2 cumplió más o menos esa edad (y conociéndola) sabía que le iban a encantar. Dudé en si comprarle solo el primer tomo para probar o esta edición que os enseño hoy en el que vienen los seis libros todos juntos. Al final, por la diferencia de precio opté por esta segunda opción.
Le encantó. No puedo decir que se lo haya leído todo (va por el tercer curso), lo cual me parece hasta normal que haga algún descanso entre libro y libro, pero cada vez que vamos de viaje, o que le dijo que coja algo para entretenerse un rato (cuando vamos a algún restaurante o algún médico) es este, a pesar de su tamaño, que se viene con nosotras.

Desde los primeros libros de la época de mi madre, hasta ahora los han modernizado un poco, han cambiado los diseños y las portadas pero reconozco que a mi me siguen gustando más los antiguos.

Os dejo el enlace por si estaís pensando que regalarle a una niña de estas edades o si queréis iniciar a vuestras hijas en una colección divertida y entretenida.
Ya me contaréis si les gusta.



viernes, abril 18, 2014

Ligar a la española.

La semana pasada salí con una amiga a cenar. Hacía tiempo que no nos veíamos: ella se había ido casi un mes de viaje a Vietnam y justo cuando ella volvió yo me fui a Mallorca, así que teníamos muchas cosas que contarnos.
La cena se nos quedó corta y después de cenar nos fuimos a tomar algo a un bar cercano.
Estábamos enfrascadas en nuestra conversación cuando viene el camarero y nos dice que los caballeros de otra mesa nos invitan a tomar algo (¡como en las películas!). Rechazamos educadamente y seguimos a lo nuestro.
Mi amiga me dijo que no paraban de mirarnos, los dos "caballeros" y el camarero y que se sentía incómoda (yo estaba de espaldas a ellos), así que nos fuimos. Al ir a pagar (en Francia no se paga en la mesa sino en caja, la de tiempo que hemos perdido esperando la cuenta y el cambio hasta que nos enteramos) otro camarero nos lo volvió a repetir y volvimos a rechazar la propuesta. Al salir, que tuvimos que pasar por delante de ellos, nos lo volvieron a decir, esta vez personalmente, y una vez más volvimos a decir que no.

Yo es que ya no estoy acostumbrada a "ligar", pero desde luego a la manera francesa no había ligado nunca.
Cuando voy a las discotecas me divierte ver como liga la gente (yo siempre estoy emparejada y como mucho hago de Celestina), los rituales que hacen, que si estos se miran, que si bailan (y todo lo que se dice con los bailes), que si te rozan "sin querer", que si te dicen tonterías al oido,....

En Francia es bastante más sorprendente pues parece que "no se lanzan" y que si alguna vez ligan debe de ser por casualidad o por error.
Y no lo digo yo, que yo no tengo mucho donde opinar, pero conozco a un chico español muy simpático pero bastante "limitadito" que está saliendo con una chica preciosa y parece ser que casi se lo rifaban antes de elegirla a ella.
Porque, claro, ya parece ser que ser español (que no española) aquí da muchos puntos, como para las españolas el ser francés. Pero además el chico pues cuando iba a ligar pues hacía como en España, miraditas, roces tontos, bailoteos, y después decirlo sin más y .....todas de calle.
Aquí se limitan a mirar, y a mirar, y a mirar y a invitar a copas de una manera insistente, jajajaja.

Al margen de todo esto no vamos a engañarnos que siempre sienta bien que alguien te tire los trastos y te haga ver (a tí y a tu marido) que aún estás en el mercado.

miércoles, abril 16, 2014

Manualideas: Árbol de primavera



¿Os apetece hacer una manualidad? Pues tenéis suerte porque hoy os traigo una muy facilita: Un árbol de primavera para hacer con los peques. Solo tenéis que hacer click en la siguiente imagen y encontraréis el tutorial. 


martes, abril 15, 2014

Que le den a natación!!!

Ya os conté aquí que una de las consecuencias de mis progresos con el francés es que ya no me callo cuando algo no me gusta (ahora que soy capaz de decirlo, jejeje).
Os explicaba que una de las cosas de las que me quejé fue que en las clases de natación a las que llevo a mis peques desde septiembre no he visto ninguna mejora, que están muy bien para chapotear en el agua y para jugar a hacer pompas, pero que eso lo pueden hacer en la bañera...yo quiero que naden.

Hablé con la profesora amparándome en que a principios de curso me dijo que el niño nº 3 lo hacía muy bien y aprendería pronto (pero ahí se quedó la cosa).

Llegamos al acuerdo de que le quitaría el churro de una vez y le pondría "la cinturilla" o algo así, que es como una especie de flotador de espuma y parece que la cosa fue bien.

Pues no. A la semana siguiente viene la jefaza suprema diciendome que mi niño no está preparado para nadar, que se hunde. Nos ha jodido, si no se hundiese no le llevaría.

No se que me molestó más el tener que volver a oir el rollo absurdo de que los niños (parece que solo los franceses) no están preparados para aprender a nadar hasta los cinco años o el tono en el que lo hacía como si yo fuera imbecil.
Ni me escuchó cuando le dije que no era verdad, que mi hijo mayor nada desde los dos años (y como él todo su grupo, el de al lado y el siguiente) y que puede que ellos no sepan hacerlo pero que no me diga que es imposible.

El caso es que llegados a un punto ni me molesté en discutir. Me dijo que estabamos perdiendo el tiempo, la profesora y yo porque mi niño no estaba preparado para aprender a nadar. Así que le contesté que tenía razón que estabamos perdiendo el tiempo y que no vendríamos más. (Y eso me lo dice el día en que tenía en el bolso preparados los cheques para pagar el tercer trimestre, menos mal!!!).

Me parece increible que no les quepa en la cabeza que para que un niño aprenda a flotar lo primero que tiene que hacer es hundirse. Así lo he visto hacer en los años que llevo llevando a mis hijos a clases de natación (joer, que han ido todos).
El niño nº 1 aprendió a fuerza de que lo tiraran (a 10 cm. de su profe, eso sí, pero sin churros ni mandangas) y así aprendió a flotar.
Pero no, los niños franceses deben de estar hechos de una pasta especial y no están preparados hasta los cinco años, ni siquiera para intentarlo.
No me extraña entonces que las clases de natación sean obligatorias en primaria porque hay niños (muchos niños) de diez años que aun no saben nadar.

Pero no penséis que mi niño no aprenderá. Ya le enseñaré yo si hace falta.
Aunque para eso tenga que ir a la mierda de piscina que nos han construido y que seguro que no diseñó alguien con hijos. Pero eso, ya os lo contaré otro día.

lunes, abril 14, 2014

El click de la semana: Atardecer.


Tengo la suerte de poder contemplar de vez en cuando atardeceres tan preciosisisimos como este. Y además, ese día tuve la idea de sacar el móvil para inmortalizarlo. Tiene muchos números para convertirse en una de mis fotos favoritas. ¿No creéis?.

Os espero en Instagram si queréis ver más fotos.


viernes, abril 11, 2014

La fiesta de cumple bilingüe.


Sí, sí, ya os conté aquí que mi chiquitín ha cumplido tres años y a mí no me ha hecho ni puñetera gracia.  Pero una cosa no quita la otra y le montamos una fiesta con toda la parafernalia para celebrar el acontecimiento.

Invitamos a prácticamente todo el que conocemos aquí en Francia (y que conocieran al peque, claro) y después tuve que poner una vela a San Crispucio para que no lloviera o no sabría donde meter a tanta gente.
Pero no llovió, y la fiesta fue genial (a pesar de ser bilingüe). Montamos unas mesas en el jardín, unos globos y unas guirnaldas y ayudados por la explosión de la primavera y que todo tiene otro color estaba todo muy bonito.
Los niños se lo pasaron muy bien jugando con las pelotas y con la casita de madera.
Los mayores quiero creer que también se lo pasaron bien. Yo me esforcé mucho sobretodo en que los franceses no se sintieran desplazados y creo que lo conseguí.

Comimos, bebimos y hasta hubo bailoteo por parte de los peques. Una amiga hiperestupenda se presentó con unos globos para hacer espadas y perritos y una niña que sabía hacerlos y fue la atracción de la fiesta.
Yo preparé una tarta de Spiderman (porque me lo pidió el cumpleañero) que quedó un poco reguleras (pero estaba buenísima) y una vez más juto y perjuro que este es el último año en el que hago una tarta temática...hasta el año que viene.

Tengo una amiga que siempre dice que celebrar el cumple de los niños es una pasada pero siempre se olvidan de felicitarnos a nosotras que hace tantos años que volvimos a ser madres (o que lo fuimos por primera vez).
Tengo que reconocer que yo me puse un poco ñoña por ver que mi peque ya no es un peque y recordarlo cuando era bebé y lo tuve por primera vez en brazos, pero también de recordar la diferencia  de cuando cumplió su primer año (y que os conté aquí), recién llegados a Francia y sin invitados a ahora que casi no cabíamos en el jardín mientras 16 niños revoloteaban por todas partes.
Me gustan las casas llenas de gente, me gusta el bullicio y las risas de los que nos aprecian. Quiero muchos cumpleaños como este. Y celebrarlos igual de felices.

miércoles, abril 09, 2014

Manualidea: Conejitos de Pascua


Ya falta poquito para Pacua. Toca ponerse las pilas y decorarlo todo con conejitos, pollitos, gallinitas y huevos de Pascua. Así que hoy os traigo una manualidad muy apropiada para poder hacer con los peques (sobretodo con los pequeñitos porque es muy fácil). ¿Nos ponemos a ellos? Vamos allá, solo tienes que hacer click en la siguiente imagen.

martes, abril 08, 2014

El click de la semana: Esta noche solo somos cuatro.


La semana pasada nos atrevimos a dejar a los peques con la canguro e irnos con los mayores a una sesión de cena y cine. No tenemos muchas ocasiones de pasar tiempo los cuatro sin los peques enredando así que lo aprovechamos y nos lo pasamos muy bien (a pesar del sablazo de tener que pagar a la canguro al volver). 

Ya sabéis que podéis seguirme por instagram, que me hace mucha ilusión veros por ahí. 

Nos vemos mañana. 

lunes, abril 07, 2014

Vade retro, gimnasio

Lo de apuntarse al gimnasio en Francia es para pensárselo dos veces, porque adquieres un nivel de compromiso que seguro que es más fácil divorciarte que darte de baja.

No es que yo tenga pensado ir al gimnasio, para nada, que los gimnasios y yo no nos llevamos muy bien. Que los gimnasios cansan y a mi no me gusta cansarme.
Pero a mi alrededor ya empieza a haber cuarentones con barriga cervecera, mujeres que todavía quieren recuperarse de sus anteriores embarazos (ilusas) y en general vamos sintiéndonos todos un poco menos joven.
No es que yo no me incluya (yo voy la primera de la lista si hace falta) es solo que mientras pueda evitarlo el gimnasio no va a ser la solución de mis males.

De todas formas, desde que estoy viendo los trámites a seguir para apuntarte, desapuntarte, y los horarios que se gastan,... creo que prefiero comprarme una casa a cincuenta años que tendré menos compromiso de "permanencia".

Por ejemplo, darte de alta ya es un follón, porque no te basta con ir, rellenar tus datos, pagar y ya está, no,no, no.
Tienes que llevar un informe médico...de un médico de verdad!!!. Tal cual.
Ya mi marido se ha quedado en ese paso desde hace medio año, pero conozco a algún valiente que lo ha conseguido y ahora quiere darse de baja....pues tiene que mandar una carta certificada con acuse de recibo, con un mes de antelación si quieres que dejen de cobrarte. Y así estamos, pagando el bono de la piscina del nº 1 cada mes cuando el niño no la pisa desde diciembre.
Y como decía mi amiga: "Pero si estoy aquí y te lo estoy diciendo a ti, yo te firmo lo que quieras y me das de baja". Ah, pues no. Hay que mandar la cartita, que dicho sea de paso cuesta una pasta.

Pero lo que ya hizo que mis ojos me hicieran chiribitas fue cuando otra amiga que tuvo un bebé hace unos meses se encontró con que de repente habían vuelto a cobrarle el gimnasio y cuando llamó para pedir explicaciones le dijeron que ellos han calculado 9 meses de embarazo y cuatro meses de recuperación y a partir de ahí han empezado a cobrar y que si quiere que le devuelvan la mensualidad debe llevar un justificante medico como que no está en condiciones o que se lo seguiran cobrando hasta que mande el estupendo certificado con acuse de recibo. Toma ya!!!.

No pienso pisar un gimnasio en la vida.

gimnasio-maitena


viernes, abril 04, 2014

Los tres del cuatro

Mañana mi niño nº 4 cumple 3 años. Y no me da la gana!!!.
No quiero que cambie, no quiero que crezca, no quiero que deje de ser como es.
Quiero que siga dándome "abrazos de oso" cuando lo llevo a acostar, que me diga "yo quiero con tú" cuando esta mimoso, que recite la poesía de "La princesa está triste" mientras se balancea con las manos en la espalda (para comérselo).
Quiero que me siga diciendo "yo solo" para todo, ver como se muerde la lengua cuando está concentrado (rasgo que le viene de familia), y como viene dando saltitos cuando le digo que venga.
Quiero que siga diciendo que tiene tres mofletes y que se los apriete, verle jugar a papás y a mamás con sus coches, dibujar en un papel y pensar después que es lo que ha dibujado en función de a que se parece lo que le ha salido.
Quiero que siga haciendo "grrr" cuando se enfada y parece un pequeño furiosito. Verle correr por la casa moviendo con los brazos su chaqueta para que parezca una capa.
Que nos siga dandonos ordenes a todos mientras lo miramos con cara alucinada (que un retaco te diga "sientate aquí" o "tu calla" a mi me alucina)
Quiero que siga arrastrando su mochila por el suelo de la clase cuando no quiere ir al cole, probando todo lo que se le pasa por delante para comer (y le suele gustar).
Quiero que siga diciéndome "yo soy un chico" unos cuantos años más.
No quiero que cambie, que crezca ni que pase el tiempo.
Me gustaría que siempre fuera mi pequeño niño mimoso, independiente y testarudo como pocos (de hecho, yo no he visto a ninguno que lo sea más que él), despierto, imaginativo, creativo e hiperactivo (agotador), inteligente, entusiasta y risueño.

Ojalá pudiera para el tiempo pero se que no puedo.
Así que intentaré hacerme a la idea de que me quedo sin bebés y asumir que será igual de gratificante y conmovedor verle crecer.
Verle aprender a escribir, a contar, a leer, a montar en bicicleta, a nadar, a aprender a hacer amigos, a hacer puzzles cada vez más dificiles, travesuras cada vez más gordas, ...¡va a ser toda una aventura!.

Para celebrarlo como se merece hemos montado un sarao importante en casa. Vamos a ser ciento y la madre y se lo van a pasar pipa.
(Jesusito de mi vida, que ese día no llueva o me da un patatús).




miércoles, abril 02, 2014

Manualideas: Mike Wazowski y 50 cosas sobre mi.



Aunque hoy toca una manualidea esta semana he publicado en mi otro blog una que hicimos este verano y que ya había enseñado por aquí: Cómo hacer un Mike Wazowski (de la película Monstruos S.A.) con platos de papel.
Para las que se lo perdieron aquí os dejo el enlace, para las demás os dejo otro enlace que se llama: "50 cosas sobre mí" por si os pica la curiosidad y queréis enteraros de todo, todo, todo de la escribe este blog.


martes, abril 01, 2014

Fabricando anécdotas para mis nietos.

Ya os conté la semana pasada que tuve un día raro, raro en el que acabé discutiéndome con otra mamá, pero ya os anticipaba que mi día no terminó ahí.
No, no me discutí con nadie más, os cuento:

¿Alguna vez le habéis contado a vuestros hijos anécdotas que os han ocurrido cuando eráis pequeñas con vuestros padres?. Me explico. Yo les he contado alguna vez la vez que mi padre me castigo por comer fresas (mi padre era un poco raro), la vez que mi madre le metió a mi hermana todas sus cosas en bolsas de basura porque no las recogía (eso lo he hecho yo también),....esas cosas.

Nosotros ya tenemos algunas en casa que he protagonizado yo con mis hijos mayores como la vez que le hice salir de casa descalzo al niño nº 1 y ponerse los zapatos en el coche porque cada mañana perdíamos diez minutos de reloj buscando los dichosos zapatos (super efectivo, no volvió a pasar), la vez que le hice ir a la niña nº 2 a clase de pintura en pijama después de esperar media hora a que se vistiera (ese no fue tan efectivo, sigue haciéndolo, a la niña nº 2 todo le resbala), la vez que paré el coche en la carretera e hice bajar a un amiguito de mis hijos porque se estaba portando fatal y yo estaba conduciendo (que susto se dió, cada vez que me acuerdo de su cara, jajaja), la vez que escondí todos los calzoncillos del niño nº 1 después de estar un año luchando contra la dichosa moda de los pantalones cagaos (¡funcionó!). Ahora que lo pienso yo he creado muchas de esas anécdotas que después mis hijos les contarán a sus hijos en plan "mira las barbaridades que me hacía la abuela".
El caso es que la semana pasada hice una más:

Os conté que mientras yo estaba batallando para que el niño nº 3 se comiese la hamburguesa y después estuve peleándome con la señora esa el niño nº 1 y la niña nº 2 estaban en una tienda.
Siempre les aviso que no me hagan ir a buscarles, que estén pendientes, que vayan viniendo a donde estamos nosotros por si pasa algo, nos movemos, necesitamos algo,...
Ya son mayores, el niño nº 1 va a cumplir 15 dentro de nada y entiendo que no los puedo tener pegados a las faldas todo el día, pero también tienen que entender que yo no les puedo ir a buscar cada vez. Así que después de avisarles por enésima vez que no tardarse mucho en volver, una hora y media después todavía no habían vuelto y nos fuimos....y los dejamos allí.
A ver, no penséis que se me fue la cabeza completamente (solo un poco). Tienen una edad, estaban juntos, con teléfono móvil, y mi chiquipueblo no es muy grande.

Aún así les hizo falta media hora más para darse cuenta de que no estábamos y llamaron preocupados con voz de "¿¿y ahora que hacemos??".
Yo pensaba ir a buscarles, solo quería que aprendieran un poco la lección, pero no tuve en cuenta que ellos son más orgullosos que yo y decidieron volver andando (1 hora de camino) para cuando pasaron por la puerta ya estaban en plan "aquí no ha pasado nada" y aunque yo tenía colocada la pose maternal (ceño fruncido, brazos en jarras,...) no quise estropearlo.

Juas, juas, juas. Seguro que ahora, cuando les diga que estén pendientes no desaparecerán dos horas (durante un tiempo).


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...