jueves, noviembre 29, 2012

La fase de los por qué

(Esto es una entrada programada porque me lo estoy pasando pipa en mis vacaciones)

Sobre los tres o cuatro años se despierta en los niños una fase a la que se suele llamar la "fase de los por qué". En ella el niño entra en una obsesión en la que no puede saciar su curiosidad y opta por pedir ayuda deseperadamente al adulto que tiene más cerca para que le descifre los secretos del universo, osea tú.
Tú reaccionas chorreando baba  a cubos cuan caracol al contemplar que tu bebé ha crecido y que emplea toda su dialéctica cultivada durante meses para elucubrar los designios de la vida.
Al cabo de unas semanas descubres que lo que tú creías que era una muestra de todo su potencial lingüístico se reduce a una única palabra "por que?" que va martilleándote día tras día incansable.
Al principio tú haces gala de todas tus buenas maneras y cariño infinito respondiendo amorosamente a todas sus cuestiones.
Sin saber por qué, a medida que aumentan sus preguntas disminuye tu paciencia y el "porque sí" pasa a ser una de tus respuestas más socorridas.
Al cabo de unos meses estas hasta la moña del niño cotilla ese y ya ni te molestas en intentar responderle porque ya sabes que es entrar en un círculo vicioso que no se acaba nunca y que te consume tiempo, energía y paciencia a raudales.
Pero lo que pocos sabes es que hay una fase anterior igualmente devastadora y es la fase del "que es eso?".
No os engañéis pensando que porque diga una palabrita más aumenta el nivel de retótica. El efecto es casi el mismo: Padres que miran embelesados los progresos cognitivos de su retoño hasta que acaban hasta las narices de responder una y otra vez que eso es un plato, una mesa, una pelota, un gato,....y así hasta el infinito.
El niño nº 3 acaba de dejar esa fase dejándonos transpuestos y con el tiempo justo de coger aire para pasarle el relevo a su hermano que ha entrado en el sindrome "qué es eso?" de una manera brutal y rozando la patología. ¿Sobreviviremos? En eso estamos. Lo malo es que cuando el nº 4 abandone esta fase nos plantamos de lleno en la fase del "por qué?" del niño nº 3 que después retomará el nº 4,.....y así entramos en un bucle infinito del que no se ve el final.



martes, noviembre 27, 2012

La aventura de imprimir unas fotos...

...y de como tuve que hacer una cola tres veces.

A estas alturas ya empiezo a conocer un poco el caracter francés (por lo menos los del sur) y aunque tienen muchas cosas buenas la verdad es que las que tienen malas me sacan de quicio, como lo mal que conducen o lo informales, lentos e ineficientes que son para todo. Por no hablar de su atención sanitaria. Hay otras cosas sin embargo que me resultan curiosas y es por ejemplo que con la cantidad de comercios y de franquicias y de surtidos de productos de algunas cosas estan muy limitados.

Hablemos de comida. No voy a entrar en detalles de como hecho de menos el jamon serrano o la tortilla de patatas porque os lo creáis o no aquí existe y se vende en cualquier comercio (lo del precio ya es otra cosa). Yo soy más de echar de menos otras cosas como la nocilla, las galletas chiquilin, las quelitas o las croquetas (que eso si que no hay).
Ir a cualquier supermercado es una delicia en cuanto a surtido. Buscas chocolates y hay 1.500 tipos, muchísimos más de los que había visto nunca en españa. Para las salsas tienen un pasillo lleno igual que para los tipos de sopa, pero de la envasada, no de la pasta seca (y es que parece que por aquí son muy de consomé). Lo sorprendente viene después cuando no hay caldo, que no hay caldo envasado, solo pastillas de avecrem y solo de pollo, que las de pescado me las tuve que traer de contrabando este verano. Así que se me complica un poco hacer algunos platos. Salsas de tomate hay de un millon de tipos, con setas, con champiñones, con ajo, sin pepitas, concentrado, boloñesa, al basilisco,pelado, sin pelar ...pero del frito, que es el que uso yo solo hay uno y escondido.
Después pasamos a la carne. De ternera tienes de todas las formas y graaaande y barato pero buscas pechugas de pollo y apenas encuentras. Y llevo yo tiempo queriendo hacer pollo en salsa, pero aqui no venden el pollo cortado envasado. O venden muslos, o pechugas o traseros y claro, se lo quiero poner a la paella y como que es muy grande¿no?. Se me ocurrió una vez ir a pedírselo directamente al carnicero. Trocitos pequeños, le decía yo. Más pequeño, le decía otra vez....no hubo manera. Para vengarse me lo dejo todo lleno de astillas. ¿Será que no saben?.

Y porque os cuento todo eso? Pues por una estupidez.
Resulta que panaderías en Francia hay cada metro y medio, que digo yo que si el sueño de todo españolito de a pie es montarse un bar el de un francés es sin duda montar una boulangerie, pero, a cambio solo conozco en toda la ciudad una tienda de fotografía que se encargue de revelar fotos. Y fui una vez y me dijo que solo hacían un formato de fotos, el 10 x 15 (el de toda la vida) pero los marcos que acababa de comprar en la tienda de enfrente son de 13 x 18. Ojiplatica me quedo con esta logica aplastante que se gastan.
Aqui se llevan lo de las maquinitas. Para todo, si es con maquinita mejor y no me extraña con lo lentos e ineficientes que os he contado mil veces que son.
El caso es que había pensado renovar las fotos de mis marcos del salon que la que tengo de mi niño nº 4 es de cuando tenía unos meses. Lo cargo todo en un usb y payá que me voy.
Primero compro unas cosas que aquí todo esta dentro de grandes superficies (primera cola en caja) y no hay que desarprovechar un viaje.
A la salida me encuentro que pegada a la pared hay dos máquinas de esas de revelado de fotos con unos letreros de la marca enooooormes y colocadas a unos tres metros de separación entre una y que habían apovechado la separación para colocar unas estanterías con muestrarios de foto-libros, pamfletos de publicidad, etc...(de la misma marca).
Meto mi usb y me dispongo a hacer mis fotos. Cuando ya parece que es el último paso me saca un tiquet con un código y me dice que lo pase por el lector (que no tiene) o que lo pague en caja para seguir con mi pedido.
Me tendríais que haber visto como una tonta con mis compras en una mano (que aquí lo de dar bolsas en los comercios tampoco se lleva) y mi ticket en la otra mirando a todas partes a ver si veía una caja. Y no, oiga, que no.
Decido volver al super dejando mi máquina gestionando mis fotos completamente abandonada para preguntarle a la de la caja si es ahí que se paga eso (2º cola).
Y cuando por fin me toca me pregunta que donde las he hecho ¿?. Le explico dónde y me dice de malas maneras:"es que ahí no es". ¿Y pa que las ponen? Con letras grandes, con colores llamativos, ¿para que piques?.
Total, me lleva a otra maquinita (exactamente igual, lo juro) y vuelta a repetir el proceso, cuando me vuelvo a ver con el ticket en la mano vuelvo a hacer la cola (y ya van tres). Y después de pagar aun tuve que esperar a que terminara de atender el teléfono para que me diera mis fotos (¿os he dicho que los franceses son ineficientes?).


domingo, noviembre 25, 2012

Hoy hace un año

Pues sí, hoy hace un año que hicimos las maletas y dejamos nuestra isla.
A pesar de lo que pensé en un principio se me ha pasado volando y no ha sido tan duro como me imaginé. Supongo que el hecho de ser una GRAN familia hace que no tenga demasiado tiempo para pensar en esas cosas pues en cuanto me pongo melancólica es la hora de hacer la cena o de dar los baños o de ir a buscar a alguno al cole.
También ayuda el hecho de que hayamos descubierto cosas estupendas aquí y que no conocíamos como lo de bañarse en los ríos que no te deja el sabor a sal en la piel, los otoños llenos de colores rojos, amarillos y castaños y no solo marrones, los macarons, las villas medievales a tiro de piedra y las casas con chimenea.
Claro que no os voy a engañar, sigue habiendo cosas que echamos de menos (sobretodo a la gente) pero son bastantes menos de las que pensé.

Ahora me preocupa quedar entre dos aguas, volver algún día a mi isla y echar de menos las cosas de aquí, pero ya me ocuparé de eso cuando llegue el momento.

Si hago balance de lo que ha supuesto este año en general ha sido positivo. Los niños mayores están más que integrados en sus colegios y se comunican en francés sin problemas y han echo un montón de nuevos amigos.
Los pequeños no están tan integrados, el nº3 sigue sin querer ir al cole pero eso es algo que supongo que también le habría pasado allí.
Y mi marido y yo....pues ahí vamos, yo peleándome con el francés y el trabajando como siempre, como allí.
Ahora hemos empezado a conocer gente y a ampliar nuestro circulo social que nos hacía falta. A pesar de que me hice la promesa de que no haría getto y que no me relacionaría solo con españoles la verdad es que mi velocidad con el francés ha hecho que no me quede más remedio. Pero todo llegará.

Decidimos hacer algún tipo de homenaje para recordar que hoy hace un año que cambió nuestra vida. Lo llevamos al consenso familiar.
Yo: . ¿Que podríamos hacer para celebrarlo?
Niña nº 2: Podríamos hablar de todas las cosas que nos gustaban de allí y llamar a nuestros amigos,...
Niño nº 1 : Pero con eso nos pondremos tristes

Hummmmmmm!!!!

Yo: Y que tal si en vez de celebrar que nos hemos ido celebramos que hace un año que llegamos a Francia y hacemos nuestra fiesta de Francia???

Y en eso estamos. Decorarlo todo en blanco, azul y rojo, ver una película de algún momento de la historia de Francia (Maria Antonieta? Los tres mosqueteros?) y cenar algo típico francés que primero tendré que aprender a preparar.

Que nos se diga que no somos valientes, que no miramos hacia delante y que no nos tomamos las cosas con optimismo.

(Macarons, mmmmm!!)

jueves, noviembre 22, 2012

Me voy de vacaciones

Pues eso, que mi estado "plof" sigue latente y he decidido recargar pilas tomándome unas vacaciones. Pero no unas vacaciones en las que tengo que preparar dieciocho maletas para después a la llegada tener que vaciarlas y tener una semana la lavador atascada. Ni unas vacaciones en las que intenas ver la catedral de la ciudad haciendo shhhh porque al niño número 3 le gusta que tenga eco y se gesgañita para probarlo. No siquiera unas vacaciones en las que intentas saborear la comida típica del lugar entre cucharada para el niño nº 4, nugget de pollo que pillas al vuelo y practicas tus movimientos de taichi mientras esquivas una cucharada del niño nº 3 que va directa a tu pelo.
Ni tampoco es una de esas vacaciones en las que te vas la playa dispuesta a relajarte pero que en realidad lo que haces es carreras detras de un niño (bueno, dos) temerario que dice que esto de las olas es lo más guay y que comer arena tiene que ser lo más. Mi moreno después de estar un mes en Mallorca dan fe de las circunstancias.
He dicho UNAS VACACIONES. Sin tener que pensar que tengo que hacer de comer o que voy a hacer con mi vida, sin tener que ir a buscar niños al cole o revisar si se han duchado o lavado los dientes. Sin tener que traducir las notas del cole, sin tener millones de piezas de puzzle debajo del sofa ni tropezarme con zapatos esparcidos por todo el salón. Por que estas, señoras y señores van a ser unas vacaciones sin niños, sin marido también, pero sobretodo sin niños.
(Y aquí es cuando todas las madres-gallina se me tiran a la yugular por pensar siquiera en disfrutar de unos días alejada de mis infantes).
Pero no solo eso, sino que me voy a hacer lo que más me gusta...manualidades!!!!
Así que me voy de cabeza (bueno, en avión) a Barcelona a finales de la semana que viene a la feria creativa con la agenda llena de talleres a los que me he apuntado y con un montón de ganas. Voy a washipear, a tricotar, a scrapbookingnar, a coser, a recortar y a modelar y luego, cuando haya hecho todo eso me dejaré mi dinerito en comprar un montón de cositas para seguir haciendo eso mismo, pero en casa.
Ohhh, ya me lo estoy imaginando, sin tener que oir "¿que es eso?" (nueva fase del nº 4), ni "mamá, pipí orinal", ni siquiera eso de "¿que hay de comer?" y lo más importante, sin ori francés. Y hasta pudiendo hablar....y con desconocidos y todo!!!!. Si queréis conocerme voy a ser esa que vaya por la feria con una sonrisa de oreja a oreja como si me hubiera tomado un lingotazo de vozka, hablando con todo el mundo y soltando algún "oui" de vez en cuando (que se le va a hacer?)
Eso sí, por las noches estaré solita. Así que si vais a estar por ahí (por Barcelona, digo, que por la feria no creo) y os apetece que quedemos hablad ahora o callad para siempre (más que nada porque en España no tengo internet). ¿Que? ¿Os hace una mini quedada?


martes, noviembre 20, 2012

Plof

Hace ya días que tendria que haber escrito algo en el blog, pero la verdad es que mi experiencia en el hospital me dejó un poco "plof".
Ha sido muy frustrante ver a tu niño sufriendo y ver que no puedes hacer demasiado por ayudarle, que apenas te puedes comunicar con los médicos para decirles donde le duele o que ha pasado. Verme sola, pero sobretodo verme inutil.

Eso ocurrió el último fin de semana de las vacaciones de todos los santos, que aquí son dos semanas, o sea que ya llevaba dos semanas aguantando niños gritones y peleones en una casa que se me cae encima.
Dos días después de empezar el cole el nº 3 cogió una infección en la boca que lo ha tenido con fiebre y sin comer una semana y nosotros venga a ir a pediatras y a farmacias para conseguir que alguien nos diera algún anestésico local que le dejara comer un poco y que le aliviase, pues estaba cada dos segundos llorando de dolor. Pero nos decían que era demasiado pequeño para anestésicos y el niño además es quejica por naturaleza. Ha sido insufrible.
Ahora, aunque le duele ya parece que remonta pero eso ha supuesto entre otras cosas tenerlo otra semana más en casa, sin ir al cole. Así que todas mis organizaciones, listas y planes se me van al traste cada vez que alguno se me pone malo, pues llevo un mes que no se ni que hacer con mi vida.

Esto de la vida de "maruja" no es para mí. Mira que lo intento, me autoconvenzo y me autosugestiono pero pasa el día y llega la noche y veo que lo único útil que he podido hacer es limpiar y cocinar y total ¿para qué? si todo esta manga por hombro y mañana hay que volver a empezar.
No me malinterpretéis, no es que me esté quejando (bueno, un poco sí) pero normalmente soy una persona que intento poner solución a las cosas de mi vida que no me gustan y aunque la casa y los niños es algo de lo que no me puedo desentender intento compensarlo haciendo alguna cosa que haga que mi día a día me resulte más gratificante.
No se, eso de irte a dormir con la sensación de que ha sido un día productivo, completo y útil.
Pero parece que todos los astros hacen planes para que todo lo que se me ocurre que puedo hacer para compensarlo me salga mal.
Tengo una barrera importante que es el idioma y tengo claro que tengo que empezar por ahí pero una clases a la semana no basta (y eso que me costó un infierno conseguir unas clases ) y aunque intento hacer algo más suplementario en casa (unos días con más exito que otros) necesito pasar de nivel. A veces me recomiendan alguna página de internet pero lo que yo necesito es hablar y hablar y hablar porque mi nivel de comprensión creo que es bueno pero después no se decir una frase medio bien.
Así que intenté hacer algun intercambio de conversación con alguien que quisiera aprender español y aunque mi primer intento fue en vano pues era con alguien medio conocido que se quedó en nada luego di con una página web que se dedicaba precisamente a esto. A poner en contacto a gente que quiere hacer intercambio de conversación.
Creí que había encontrado mi panacea pero una semana y pico después veo que la cosa no cuaja. Que mucho e-mail, mucho preguntar por tus aficiones pero dar el paso de verse cara a cara parece que es más complicado.

Por otro lado intenté apuntarme a algún curso de lo que fuera con tal de tener oportunidades de hablar con gente en francés. Primero probé con los oficiales por eso de que ya que tengo que estudiar algo pues probar si me sirve después para trabajar, pero me piden nivel de francés demostrable y los cursos que encuentro de francés los reservan para los que están apuntados al paro. Entonces pasé a los cursos a distancia y no encontré nada, de ahí me decanté por los cursos chorras pero para uno que veo que me va bien horario (y precio, que esa es otra) pues me dicen que lo han cancelado.
Así que intenté apuntarme al paro para poder acceder a esos cursos que tienen reservados pero resulta que, aunque se puede hacer todo el proceso por internet, el último paso es una entrevista personal y aun estoy reuniendo fuerzas.
Pero para que no digáis que me cruzo de brazos maldiciendo mi suerte intenté incluso acceder a alguna oferta de trabajo por eso de que "si no lo intento no conseguiré nada" y total, no creo que vaya a venir el trabajo a buscarme a casa.
Tarde toda una tarde en hacer mi curriculum que por un lado tenía bastante olvidadillo y por otro tenía que hacerlo en francés. También pude hacer (supongo que más mal que bien) la dichosa carta de motivación que aquí es obligatoria y que se emplea para expresar porque crees que debes ser tu el elegido para el puesto. Y los mandé...y por supuesto no me han dicho nada.
O igual todavía se lo están pensando porque ya sabeis lo de la eficacia francesa.

Total, que ahí me tenéis, no puedo trabajar, no puedo estudiar, no puedo hacer ni un triste curso de tricot y ya casi hasta me da miedo seguir pensando alternativas no sea cosa que me sigan poniendo trabas y no consiga nunca salir de mi estado "plof".



domingo, noviembre 11, 2012

¿Que más me puede pasar?

Hoy ha sido uno de esos días en los que piensas que no te puede pasar nada más, pero que no dices en voz alta no se que pase algo que no se te había ocurrido.
En casa tenemos una maldición, ¿no lo sabíais?. ¡Ah!, pues os lo cuento.
Papá trabaja en casa. Es una ventaja porque normalmente para las urgencias suele estar a nuestra disposición, pero de vez en cuando tiene que irse de viaje.
Son viajes cortos, de poca duración (unos tres o cuatro días) y que no realiza con mucha frecuencia, igual cada tres o cuatro meses, pero hasta ahora en todos sus viajes, excepto en UNO, alguno de los niños se ha puesto enfermo, cuando no, más de uno.
Una vez ocurrió que fueron tres de los cuatro y de cosas diferentes, para que no se me ocurriese pensar que se habían contagiado entre ellos sino que era un plan maléfico para que no dejase que papá se fuese más.
Otra vez fue que a los dos minutos de irse (yo creo que aún estaba en el coche) el niño nº3 empezó a vomitar, al día siguiente el nº 4 también.
Yo, que intento ir de sobrada, de que puedo con todo y que soy una supermamá, estas situaciones me sobrepasan, más anímicamente que por la gravedad en sí de la situación (porque afortunadamente nunca a sido nada grave).

Así que esta vez no iba  a ser diferente.
La victima fue el nº 4. La misma noche que se tenía que ir papá le subió la temperatura y como además parece que es sonámbulo no le consuela que lo cojamos o que lo acunemos porque no está despierto, no conseguimos que se calle y muchas veces ni que se despierte. (Es muy curioso, ya os lo contaré).
Pero tres días después seguía con fiebre, y decidí llevarlo al médico, pero ¡ah! era fin de semana y su doctora no trabajaba.
Lo llevo a una clínica dónde fuimos la última vez y me dicen que no atienden urgencias, que solo tienen consultas. Podría haberle dicho que me diese cita, que me hiciera un hueco, que pagaba la consulta, pero no se decirlo en francés.
Me mandó al hospital público que no tenía muy claro donde estaba y la "amable" chica no me quiso entender cuando le pedí que me lo explicara.
Así que para allá nos vamos con mis cuatro retoños, uno de ellos febril.
Me reciben con una bronca (simpáticos ¿eh?) porque según ellos la fiebre no es una urgencia y ellos están para las urgencias y si hace tres días que esta con fiebre tendría que haberle llevado el día anterior a su médico.
Yo pienso que 37 y medio no es una urgencia, pero que 39 y medio al tercer día sí lo es y si no lo llevé ayer a su doctora es porque ayer no tenía 39 y medio y a lo mejor hay que darle antibiotico y para eso necesita receta ¿no?.
Eso pienso, pero no se lo puedo decir porque una vez más no lo se decir en francés.
Veinte minutos después consigo que hagan la ficha (ya os dije que la eficiencia y la rapidez aquí es para darse de cabezazos contra una pared). Durante ese tiempo me percato que sospechosamente no han llamado a nadie y la sala de espera está a rebosar.
"Nos vamos a pasar el día aquí" Pienso.
Para mi sorpresa al poco (tres cuartos de hora después) lo llaman. Pero solo era un espejismo porque era la enfermera que lo prepara para la visita del doctor.
Igual que digo que son ineficientes a más no poder también son ultra previsores pues le pusieron a mi niño una bolsa para el análisis de orina (por si acaso) y unas pegatinas en el brazo y en la mano por si hay que hacerle un análisis (también por si acaso pero que hubo que vendarle para que no se las arrancara e hizo que tuviera el brazo inmobilizado cuatro horas y pico que fueron las que tardamos en salir).
Además, mi bebé, al contrario que todos, todos sus hermanos tiene terror a los médicos  y no paraba de llorar. Los médicos le explican que no le van a hacer daño, que no le va a doler esto o lo otro, que solo le va a mirar pero el niño ve una bata blanca y llora como si lo fueran a matar allí mismo.
Al mismo tiempo la señora hablandome en francés y yo con el niño desgañitándose en mi oreja para ponerme más dificultad al idioma.
El niño nº 3 con una ataque de celos porque estan mirando demasiado al pequeño pidiendome "aupa" a la velocidad de tres veces por segundo y los mayores que pensé que habían venido ayudar mirando todo estupefactos (lo de que los mayores ayudan tambien necesita un post aparte)
Me hacen volver a la sala de espera con una previsión  de un minimo de dos horas y acercándose peligrosamente la hora de comer y yo sin suministros.
Más de dos horas después, sí, sí , dos horas después nos vuelven a llamar y nos llevan a otra sala para que venga el doctor. Eso sí mirándome mal porque tengo que llevarme a los niños en tropel en lugar de dejarlos bien dispuestos en la sala de espera.
Aparece un doctor que debía de llevar dos días con el "carnet" porque no sabía ni abrirle la boca para mirarle la garganta y eso que el niño se lo ponía fácil, pues no paraba de llorar. Se le ponía delante con el chisme y le decía "di ah" a un niño de un año!!!!. Al final tuve que abrirle yo la boca con las manos para que acabara ya y pudiera tranquilizar al niño.
No le encuentra nada pero dice que puede ser una infección de orina y que ahora se pasará una enfermera a recoger la muestra.
Mientras tanto, cansada de que el número 3 lo toque todo, pero todo, todo los mando a la sala de espera suponiendo que ya nos quedaba poco.
Una hora y pico después (¿os lo podéis creer?) aparece, no una enfermera, sino otra doctora para hacerle lo mismo que ya le había hecho el otro chico. Vuelta a mirarle los oidos, la garganta, vuelta a llorar mi niño como un loco. Y total para llegar a la misma conclusión. Que no le ven nada, que esperaran al análisis de orina. Pero mi nene no quería hacer pis, solo quería irse a hacer ham. Así que me dan quince minutos más para ver si hace pis que se convierten en otra hora en la que mis bebé se me duerme en brazos y yo llamo desesperadamente a mis otros niños que están en la sala de espera, cada cuarto de hora para saber si siguen vivos o se han muerto de hambre o matado entre ellos.
Finalmente mi niño no hace pis y casi mejor porque si tengo que esperar a que encima me den los resultados se me hace de noche. Y la recta final fue esperar cuarto de hora más a que me dieran el puñetero volante para salir.

Finalmente cinco horas después de haber entrado salimos para irnos de cabeza a un Mac Donals a comer pero no termina ahí la cosa: Tengo un golpe nuevo en el coche porque no lo dejé muy bien aparacado y aquí no saben conducir. El niño nº 1 lo vió. Tenía sitio para recular un camión pero aquí conducen fatal. Después me dice que le da vergüenza que le vaya a recoger con mi coche porque sus amigos le hacen comentarios pero, ostras, no ha entrado nunca en un mecánico en los 11 años que tiene, me lleva a todas partes y para que me vayan haciendo boños así como conducen aquí no me compro un coche nuevo ni loca. A quién no le guste que no mire.

Y como broche final del día, cuando llamo a papá para contarle mis hazañas ( y desahogarme un rato, para que engañarnos) me suelta que "porque me he quedado tanto tiempo, haberte ido". Joer, ¿y si se pone peor? Tendría que volver a empezar.
Ni quejarme puedo. Menos mal que os tengo a vosotras.



Edito: Finalmente hoy lo hemos llevado al médico, a SU médico y el diagnostico ha sido que tiene otitis. Casi me muero cuando me lo ha dicho. Dos médicos, dos, le miraron los oídos en urgencias mientras mi bebé berreaba y no supieron verle una otitis.
La doctoria les excusaba diciendo que claro, que en urgencias no hay pediatras ni médicos especializados y que no saben tratar a los bebés. Que lo que tenemos que hacer la próxima vez es llamar al médico generalista de guardia.
Y yo me pregunto, ¿significa eso que un médico generalista, que tampoco es un pediatra, sabrá verle a mi niño unas otitis que no han sabido verle dos médicos de urgencias? ¿Significa también que si voy yo a urgencias con una otitis me la sabrán diagnosticar? Mucha confianza no me da el sistema sanitario de aquí.

Queridos niños y papá: No os volvais a poner malos, ni romper nada, ni siquiera indigestaros en fines de semana ni fiestas de guardar, que nos morimos.


sábado, noviembre 10, 2012

Halloween a mi manera

A veces creo que soy idiota y me complico la vida de mala manera.
Pues os podéis creer que no se me ocurrió otra cosas que organizar una fiesta de Halloween???

He de aclarar que no era una fiesta de Halloween muy típica, con eso de que había bebés y que no quería que se asustasen pues no había disfraces, ni maquillaje, ni esqueletos, me quedó más bien la fiesta de la calabaza.
Era solo para nosotros seis y quería que fuera divertida, así que además de la decoración...


...y la comida tematizada (un currazo, no os lo recomiendo).


quise organizar unos juegos para que pudieramos pasar el rato, pero quería que todos participasen, incluidos los peques, participasen, así que tuve que comerme la cabeza un poquillo.
Organice 10 juegos (nada más y nada menos). Todos relacionados con Halloween y hechos a mano (otro currazo).
Había un toca toca...

(alguien hizo trampas)


 ...un juego para buscar arañas con la boca...

(al fondo tenéis al número 4 intentando comerse un roscón colgado)

...un juego de bolos terroríficos...(este fue la sensación)

(atención a la bola, que es una naranja)

...una competición de momias...


...llevar un ojo (que me mate a pintar en una pelota de ping-pong) con una cuchara...

(los mayores tenían que llevarlas con la boca)


...buscar calabazas por el comedor...


...y algún otro que no tengo fotos como ponle los ojos a la calabaza, globos sorpresa, comer un roscón colgado de un hilo sin tocarlo, carrera de globos a soplidos, ...

El ganador de cada juego ganaba un halllopunto (que también hice a mano, si es que es para matarme). Y después tocó el reparto de premios.
Aunque la ganadora fue la niña nº 2 todos, incluso papá, recibieron su regalito.

(veis los hallopuntos?)

Y el ganador, en este caso la ganadora, tuvo el honor a elegir peli de Halloween (entre una selección) y la preferida fue: trrrrrrrrrr (redoble de tambores)........."El jovencito Frankestein"


Fue una noche divertida, y vosotras? hicistéis algo?









lunes, noviembre 05, 2012

Un pequeño grano de arena llamado Ryan

A veces los más pequeños nos dan grandes lecciones.
Es increible como la determinación y el buen corazón pueden lograr grandes cosas.


Ryan tenía solo 8 años cuando la profesora de su clase les habló de la escasez de agua para los niños de Africa. Él, se quedó tan impresionado que le preguntó a su profesora cuanto constaría construirles un pozo
Ella le dijo que 70 dolares y Ryan se lo pidió a sus padres. Su madre le dijo que le daría el dinero pero que tenía que ganarselo él, así que durante un tiempo estuvo haciendo pequeños trabajos y recados para conseguir el dinero.
Pero cuando fueron a la fundación que se encargaba del proyecto les dejeron que no costaba 70 dolares, sino 2000 y los padres de Ryan no podían costearlo.
Lejos de rendirse el niño se dedicó a recaudar fondos implicando a todo el barrio, la escuela y la escuela vecina. En un año habían reunido el dinero y se pudo construir un pozo en Uganda.
Hoy, trece años después Ryan tiene su propia fundación y han construido 400 pozos en Africa. Él compagina sus estudios de Ciencias Políticas en la universidad con impartir conferencias por todo el mundo.
Un ejemplo a seguir, sin duda.

(Si queréis saber más sobre Ryan Wells pinchad aquí)


jueves, noviembre 01, 2012

Manualideas: Meriendas divertidas

La manera de hacer una meriendas más divertidas no se si se puede considerar una manualidad. Supongo que según como esté hecho es un trabajo casi profesional. Así que juzgad vosotros.


Este año que tengo más tiempo (que más quisiera yo).

Este año que marujeo más me había propuesto ejercer de madre amantisima, atenta y desvivida que me gustaría ser y que creo que no soy.
Muchas veces es por falta de tiempo, otras por falta de ganas y otras porque las tareas que creo que entran dentro de esa categoría de marujear para tus hijos, tu marido y tu casa es tan desagradecido y los perjudicados lo notan tan poco que no vale la pena el esfuerzo y el tiempo que le dedico yo con la gratitud que expresaban ellos.
Pero un día de esos con la vena marujil subida que me dio por prepararles una merienda especial a los peques después de despertarse de la siesta y .....oh! milagro. Les encantó. Y no lo hacían por cumplir, que de eso los niños no sabes es que realmente les entusiasmo la sorpresa y no dejaron ni las migas de la merienda. Y es que un coche comestible, con pasajero y todo no te lo encuentras todos los días.







Así que de vez en cuando al despertarse tienen sorpresita. Que más quisiera yo que tener tiempo de hacer meriendas como estas:






Que me parecen genial y muy divertidas, pero la verdad es que no tengo tiempo de ponerme a recortar el pan de molde para hacer algo tan elaborado. ( y además, me juego el cuello a que mis retonos empezarían con el "esto no", "esto no me gusta" y probablemente sería la última merienda que les hiciera).
No, no, yo necesito cosas más rápidas, que sea solo unos segundos más complicado que hacer un sandwich normal. Así que probamos con el sandwich de dinosaurio. 


Compramos el molde y todo y a mi me parecía de lo más divertido y práctico, pero no se porque a ellos no les hace gracia (será que aún no saben muy bien que es eso del dinosaurio y piensan que les estoy colando verdura).

Después optamos por simplemente ponerles cara a los sandwiches. Nada más fácil, un par de m&m's (pegados con nocilla) y una sonrisa dibujada con uno de esos tubitos que venden de chocolate para escribir en los pasteles y listo. Los niños felices y engullendo las meriendas.



Pero no queda ahí la cosa, no. Se me ocurrió ir un paso más allá y hacer esto.




Es hiper sencillo. Solo perforas con un molde de galletas UNA de las rebanadas justo antes de ponerla en un sadwich de nocilla, y digo de nocilla porque los adonos son confites si ponéis algo salado como queso rallado o algo así podéis untar el sandwich de pate (por ejemplo). El caso es que al hueco que quede al hacer el sandwich y que dejara al descubierto la nocilla esparciis confites, o virutas de chocolate o de colores, o lo que queráis, que se quedaran pegados a la nocilla. Y después ñam ñam.
Ha tenído tanto exito en casa que el niño nº 1 me preguntó porque no le hacía uno a él (oh, mi niño grande).

Espero que os sirvan vuestras ideas y sise os ocurre alguna más ya sabéis, a compartir.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...