sábado, abril 30, 2011

Cuando las magdalenas se convierten en cupcakes

Tuve que mirar por internet que diferencia había entre magdalenas, muffins y cupcakes y:


  • Magdalenas: Suelen ser esponjosas por las burbujas que se crean al batir la masa y que hace que sobresalga una especie de copete. La grasa que se utiliza es aceite y siempre con la misma receta (con pequeñas variaciones) simulando un bizcocho en miniatura.
  • Muffins: Se caracterizan porque la masa hay que batirla lo mínimo para incorporar la mínima cantidad de aire, obteniendo así una miga más compacta, con pocos agujeritos, pero que igualmente resulta esponjosa, y jugosa, ya que generalmente se añaden frutas que aportan humedad a la masa. En las versiones saladas es habitual incorporar vegetales, como calabacín, zanahoria, tomate…
  • Cupcakes: Son como pequeñas porciones de pastel. La diferencia principal con las magdalenas es que se hacen con mantequilla en lugar de con aceite. La elaboración de la masa de un cupcake es como la de un bizcocho pero se hornea en los mismos moldes rizados que las magdalenas. Después se rellenan y/o se cubren con los ingredientes que normalmente forman parte de un pastel, crema pastelera, crema de mantequilla, mermelada…
Después de averiguar todo esto y de comprarme un libro de cupcakes que hací que me dieran ganas de comérmelo todo, todo y todo decidí atreverme e intentarlo.
Este es el resultado:


lunes, abril 25, 2011

Manualideas: Pintado huevos de pascua

Continuo con esta sección en la que pretendo daros ideas de manualidades para hacer con o para los niños. 
Aprovechando las fiestas estaba claro que teníamos que hacer algo relacionado con Pascua y la ocasión se prestaba ya que con las vacaciones escolares los niños tienen mucho tiempo que ocupar y nosotr@s necesitamos ideas con la que entretenerlos.
Paseando por internet se me ocurrió lo de pintar los huevos. Es algo que nunca había hecho pero encontré imagenes muy inspiradoras como estas en www.bhg.com









Nosotros hicimos nuestra particular versión. Buscamos todos los materiales que nos pudieran servir: Purpurina, pegatinas, pintura, pinceles,...y nos pusimos manos a la obra.






Pasamos una mañana divertida decorando nuestros huevos de pascua y estos fueron los resultados.




Pobrecito niño número 3 que solo pudo contribuir jugando con ellos.


Espero que os animéis y que pintéis muchos huevos de pascua con vuestros niños.




domingo, abril 24, 2011

Panades de Semana Santa


En mi isla (Mallorca) es tradición en Semana Santa  preparar empanadas (panades) y crespells (son como unas galletitas). Como estos días no ha habido colegio y además no ha hecho muy buen tiempo he encontrado que era una ocasión perfecta para desempolvar la receta que en su día me paso mi madre, hacer memoria de cuando se hacían en mi casa y transmitirle a mi resignada hija las pocas tradiciones que conservo.

Las comparto también con vosotr@s por si quereis atreveros a hacerlas. La verdad es que están bueníiiiiisimas.

EMPANADAS

Ingredientes para la masa:

1 taza de aceite de girasol
1 taza de manteca
1 taza de agua
1 cucharada de azúcar
1 poco de sal
Harina (la que tome hasta que quede una masa consistente y que no se pegue, con la que se pueda trabajar).



Ingredientes para el relleno:

El relleno se puede hacer de varias cosas según el gusto de los comensales, las más tradicionales son las de carne, las de guisantes o una combinación de ambas. Como en casa no somos muy de verduras las hicimos solo de carne pero hay sitios que incluso las hacen de pescado.

Carne de pierna de cordero
Carne de magro de cerdo
Panceta
Sobrasada
Sal
Pimienta negra
Pimenton
Aceite de oliva
Guisantes y cebolletas (opcionales)
Sobrasada



Preparación:
Para empezar, tenemos que poner los trozos de carne en un cuenco. Después echamos sal, 2 cucharadas de pimentón, 2 de pimienta negra y un chorrito de aceite por encima. Lo mezclamos y lo dejamos para más tarde.
( Si vamos a hacer también de guisantes, ponemos los guisantes en otro cuenco, la cebolleta, 2 cucharaditas de pimentón, 2 cucharaditas de pimienta negra y un chorrito de aceite. Lo mezclamos y lo dejamos para más tarde también.)Para empezar, tenemos que poner los trozos de carne en un cuenco. Después echamos sal, 2 cucharadas de pimentón, 2 de pimienta negra y un chorrito de aceite por encima. Lo mezclamos y lo dejamos para más tarde.
Para la masa, ponemos la harina en un cuenco, hacemos un hoyo y echamos dentro el resto de los ingredientes. Amasamos bien hasta que la masa sea muy manejable y lo dejamos.
Sobre un trozo de papel de cocinar (de esos blancos) ponemos una bola de masa y con el dedo pulgar hacemos presión en medio de la bola para hacer un hoyo que vamos agrandando con la ayuda de los demás dedos. Nos ha de quedar una especie de cestita. Rellenamos la cestita con los ingredientes que queramos (carne, guisantes o las dos cosas) y ponemos un pellizco de sobrasada en el medio.


A continuación, cogemos un poco más de masa (del tamaño de una nuez) y con ayuda del rodillo, aplastamos, hacemos un círculo y lo colocamos encima de la empanada con el relleno. Juntamos los bordes de la masa con los dedos y hacemos un zigzag con la punta de un cuchillo o un volteo con los dedos. Después ya podemos colocarlo en la bandeja. Repetimos hasta terminar con la masa y el relleno.
Finalmente, ponemos la bandeja a hornear una hora, más o menos a 180 ºC. Se pueden comer como plato único para comer o para cenar y se han de comer frias.



CRESPELLS

Ingredientes:

200 gr. De azúcar.
3 yemas de huevo.
1 taza de manteca
1 taza de aceite de girasol
1 taza de zumo de naranja
Ralladura de 1 limón
1 pizca de canela
Harina (la que tome)



Preparación:

Mezclar todos los ingredientes excepto el harina que la iremos añadiendo poco a poco hasta que quede una masa suave, sin grupos y que no se pegue.
Sobre una superficie enharinada extenderemos la masa de más o menos 1 cm. De grosos y con un corta pastas iremos haciendo los crespells. Hornear a una temperatura media unos 15 min.






jueves, abril 21, 2011

Bienvenida, depre

Siempre he creído que tengo la suerte de tener buenos partos desde la primera vez que me quedé embarazada y las más "experimentadas" me contaban las atrocidades que sufrieron al tener a sus retoños (¿por qué harán eso?). Una vez que tuve en brazos al niño número 1 me dí cuenta de que era muy afortunada pues había sido un parto "fácil" y rápido.
Pero toda moneda tiene dos caras y la mía es después de un buen parto llega una depresión post parto monumental.
Cuando llegó la correspondiente al niño número 1 me sorprendió, la de la niña número 2 me fastidió, la del niño número 3 intenté ignorarla y no lo conseguí. Hace unos días que ha llegado la del niño número 4,...
Sé que es hormonal, que es pasajera y temporal, pero no puedo evitar sufrirla y pasarlo mal mientras dura.
Todo se alarga y se complica cuando los que tienes a tu alrededor no entienden nada. El niño número 1 y la niña número 2 entienden que el embarazo, parto y post parto dura lo que estás en el hospital, si estás fuera es que estás bien.
El niño número 3 (pobrecito) bastante tiene con entender porque ahora le damos el biberón a otro, que para colmo ni siquiera camina ni nada.
Y mi marido....no creo que ellos estén muy preparados para entender los cambios hormonales que sufrimos. Para él no tengo motivos para estar depre pues tengo unos niños preciosos y una vida que me gusta (y es cierto). No entiende que sea algo físico y que no dependa de como sea mi vida para sentirme así.
Así que en eso estoy, sufriéndola mientras dura lo que tenga que durar (que espero que sea poco).
Solo quería advertiros por si veis que mis post son un poco más negativos de lo habitual.
Pero que volveré en algún momento con energías renovadas.

martes, abril 19, 2011

La ley del mínimo esfuerzo

Hace una semana, al niño número 1 le mandaron un trabajo para la clase de conocimiento del medio.
El trabajo consistía en hacer un circuito eléctrico con un interruptor y una bombilla.
Yo no me apaño con esas cosas, pero su padre fue con él a comprarle todos los materiales, la pila, el cable, la bombilla y hasta un motorcito, ya que cuanto más trabajado estuviera el circuito más nota sacaría ( y le hace falta esa nota).
Juntos estuvieron diseñando el circuito, donde pondrían qué y cómo, la bombilla aquí, el interruptor acá. El papá le estuvo explicando como se conectaban las cosas, como se pelaban los cables (yo creo que eso lo tendría que haber hecho su profesora, pero bueno)
Aún así el niño número 1 había quedado con otro compañerito de su clase para hacer el trabajo el viernes y de paso se quedaría en su casa a dormir ya que habían tenido la vida social un poco restringida mientras esperábamos la llegada del niño número 4 (no podía tener niños desperdigados por ahí si llegaba el momento).
Yo supuse que no lo harían, pero lo que ocurrió fue aún peor.
Había roto el interruptor y había conectado la pila a la bombilla sin más, con lo cual se había gastado.
Con esas dos excusas había sido más que suficiente para no hacer nada del trabajo por lo que lo trajo igual que se lo llevó pero sin interruptor, sin pila y sin tiempo para ir a comprar nada.
Le dije que lo tenía que solucionar él, que eran sus deberes y que él lo había roto, así que su apaño fue coger tres pilas de las normales (de esas redondas, no de petaca como le pedían), pegarlas con blue-tack al tablero y conectar a dos de ellas las bombillas y a la tercera una brújula para que cambiase la polaridad. Todo muy bien pegado con blue-tack, eso sí.
¿El motor?  Uy, que trabajazo.
¿El interruptor? Pa que
¿Los cables enganchados?Ay, que pereza.
¿Las bombillas fijadas a la tabla? Ainch, es que no quiero pensar como hacerlo.

En resumen, le quedó un trabajo de esos que yo llamo "de la ley del mínimo esfuerzo". Para cumplir, que no le echasen la bronca y punto.
Yo le dije que iba a suspender, que eso no era lo que le habían pedido, que no era un circuito, que no había nada conectado, que no tenía interruptor, que yo no le aprobaría y él va muy justito de esa asignatura.
¡Es igual, que más da!.
Pensé que la profesora se llevaría las manos a la cabeza cuando viese eso, que se lo haría repetir, que le reñiría por su poco esfuerzo, PERO....
Sacó un diez ¿os lo podeis creer?.
La profesora pensó que la manera de castigar a los que no lo habían entregado el trabajo en plazo era poner un diez a los que sí lo habían hecho, aunque fuera con trabajos de la calidad del niño número 1.
Como no me lo creía (el niño número 1 es un poco mentirosillo cuando cree que le van a reñir) se trajo a un amiguito suyo a que me lo confirmara.
El amiguito en cuestión lo primero que me dijo es que era injusto, pues él había hecho una casa de madera con sus bombillas y su interruptor, que había otro que había hecho un coche y otro un molino y que habían sacado la misma nota que los que solo habían conectado una bombilla (o los que como el mio, ni eso).
Y TIENE TODA LA RAZÓN.
¿Como se va a enfrentar a un nuevo trabajo ese niño si sabe que sus esfuerzos no son recompensados, como va a motivarse, a intentar superarse, a intentar aprender?.
Y por otro lado, ¿como voy a convencer a mi hijo de que lo importante es aprender, de dar lo mejor de uno mismo cuando él ve que no es así?.
Yo, que trabajo en educación, que tengo dos hijos escolarizados debería estar ya curada de espanto. Pero supongo, que en mis post me vereis más de una vez quejarme del sistema, de profesores sin vocación, de la burocracia obligatoria e inútil, del bajo nivel escolar. Mis hijos van a un buen colegio, según tengo entendido es uno de los mejores colegios públicos de la ciudad y la gente se da de tortas por meter a sus hijos en él, pero después ocurren cosas como esas que hace que pierdas la confianza en el sistema educativo (la poca que tenía).
No es que sea un caso aislado, no es que la profesora tuviera un mal día, es que me han pasado mil y una como esta. Por ejemplo:
Hace cosa de un mes ocurrió algo parecido. El niño número 1 tenía un examen (de la misma asignatura, además). Me enteré por otro padre y de casualidad. Mi hijo por supuesto, no solo no me lo había dicho, no solo no había estudiado, es que ni siquiera se había traído el libro.
Me enfade un montón y como castigo le hice traer el libro al día siguiente y estudiarlo para aprobar un examen que le pondría YO.
Lo suspendió (obviamente), le tuve toda la tarde copiando el tema, estudiándolo y volviéndoselo a preguntar. El examen ya lo había hecho (sin mirárselo) pero por mis narices que se aprendía la revolución industrial.
La sorpresa es que sacó un 8 en ese examen que no se había mirado, que me tuve que tragar mis palabras, que me quedé sin argumentos, porque él no se lo sabía, pero daba igual, le iban a aprobar igual.




lunes, abril 18, 2011

Manualideas: Diademas para niñas

Feliz lunes a tod@s !!!
Hoy, por ser hoy me apetece estrenar una sección.
Como ya os comenté aquí, me encantan las manualidades. La niña número 2 dice que siempre tengo las manos ocupadas y aún no he descubierto muy bien si lo dice como un halago o una crítica. El caso es que muchos de mis "experimentos" van para ella, por eso de que las mujeres somos las que llevamos los complementos y esas cosas.
Se me ha ocurrido que una vez por semana (osease, los lunes) mostraros ideas de manualidades que podais hacer con o para los niños. ¿Qué os parece?
Algunas las habré probado, otras no y otras serán de cosecha propia, pero espero que os gusten todas y sobretodo que las pongais en práctica.

Así que hoy empezaremos con algo facilito y para las niñas.
Desde Blissful Meandering (no me pregunteis como he llegado aquí) nos enseñan a hacer unas flores facilitas facilitas para adornar la cabeza de nuestras peques. Sólo necesitáis un poco de fieltro de vuestros colores preferidos y una diadema.







Una vez dominado lo de las flores podéis innovar recurriendo a vuestra imaginación o la de la niña en cuestión. Solo necesitais diademas y algo que las adorne. Yo os pongo dos ejemplos de diademas que he hecho para la niña número 2, pero realmente creo que se puede aplicar cualquier adorno.




Venga, a ver si os animáis y dentro de poco me mandais vuestras versiones !!!.





viernes, abril 15, 2011

Mamá, me aburro


Conversacion entre el niño número 1 y su hermana (niña número 2) un día cualquiera en el parque de al lado de casa.
Niño número 1: ¿Jugamos a un juego?
Niña número 2: Yo voy a jugar a la pelota.
Niño número 1: No podemos, la pelota es de básquet.
Niña número 2: ¿y que? (eso, eso ¿y que?, digo yo).
Niño número 1: Que no podemos jugar con esa pelota porque no hay canastas.

Cuando consigo recomponerme y volver a ensartar los ojos en sus órbitas y cerrar la boca me viene a la cabeza una imagen de mi infancia de cuando debía tener entre 8 y 10 años en la que los niños de mi clase hacían pelotas con papel de plata o con trozos de papel y celo para poder jugar a futbol en los tiempos de patio. Nadie les contó que sin porterías no se podía jugar a futbol.
¿Dónde queda todo eso?. ¿Son mis niños que están estropeados o es en general que los niños de hoy en día no saben jugar?.Si no tienen todos los artilugios y todos los aparatejos para jugar ni siquiera lo intentan.
Trabajo en un colegio, o sea que perspectiva no me falta (creo yo). Y es muy triste tener que enseñarle a un niño a saltar a la comba, al elástico, a las canicas, porque ellos no saben.
Ellos solo saben jugar con la tele, con el ordenador, o con la consola (en el caso del niño número 1, por ejemplo).
Durante mucho tiempo pensé que eso era cuestión de la personalidad de cada uno. Cada vez que el niño número 1 me decía que se aburría intentaba darle opciones, pero no jugar con él porque pensaba que así le estaba fomentando a usar  su propia imaginación, que jugara a otros juegos.
Funcionó durante un tiempo. La solución más sencilla para que no se aburriera era tan simple como decirle a que tenía que jugar. “Ahora haces un puzle” y él iba y hacía un puzzle. “Ahora juegas con los coches” y él iba y jugaba un rato con los coches.  A mí me resultaba hasta cómico, pero funcionaba.
Al mismo tiempo se me caía la baba viendo a la niña número 2 con dos o tres añitos jugando a las cocinitas ella sola, haciendo espaguetis o macedonia y confirmaba aún más mi teoría de que lo de saber jugar era cuestión de la personalidad de cada uno. Pero la cosa ha ido evolucionando y ahora la nena hace lo mismo que su hermano.
Tiene su cuarto lleno de juguetes que no emplea, lleno de muñecas que no usa, de “trastos” que le da igual que tire porque no los va a echar de menos. Yo hubiera sido feliz con la mitad de las cosas (y yo tuve bastantes).
Son eternos aburridos, consumistas sin remedio y desagradecidos económicamente.
Me cansé de ver como rompían las cosas porque sí, y las charletas y conversaciones no servían de nada. Les obligué a pagar  de su paga las cosas que rompían o que no guardaban y se acababan rompiendo  y no solucionó demasiado porque tampoco saben muy bien para qué sirve el dinero sino es para gastarlo. Entonces les da igual gastarlo en eso o en otras cosas.
Ahora creo que no es cuestión de la personalidad de cada uno, ni lo que le enseñemos sino que es cuestión del entorno. Los niños de ahora, en su mayoría son así y es una pena, pues no saben lo que se están perdiendo.


jueves, abril 14, 2011

De premios va la cosa (tercero)


Hace unos días que me dieron varios premios y hasta ahora no había tenido tiempo de presentároslos (ay, dichoso tiempo).



Por un lado ANITA'S DOLLY me ha concedido el premio "Que mona va esta chica siempre". Desde aquí se lo agradezco enormemente y os animo a pasaros por su blog.
El premio consiste en siete cosas que no me pondría nunca.
Yo, que soy muy recatada y muy discreta hay un millón de cosas que no me pondría nunca (en general nada que se salga de lo normal) pero no porque no me guste, sino porque con mi cuerpo serrano, y más ahora, reciénparida, pues como que no me veo, así que allá va.

  • Las transparencias:   Creo que mis lorzas están bien ahí donde están, camufladas y todo lo escondidas que se puedan, eso de ir enseñando....


  • Las telas "salvajes": Esto reconozco que no me gustan nada y que no me las pondría aunque tuviera un tipazo 10.


  • Tops: Por razones evidentes no me pondría este pipo de camiseta que vas enseñando el ombligo. Y el caso es que me gusta y hasta he llevado cuando todavía podía llevarlas, pero ahora ya no tengo ni edad ni cuerpo.


  • Las lentejuelas: Unas cuantas no están mal, pero en exceso creo que peca de ostentoso. Si es que a mí me sacas de los vaqueros para el día y vestido negro para la noche y no se, no se.

  • Leggins:  Pero no los leggins esos para ponerte debajo de algo, sino esos que no se ponen nada encima y que se marcan hasta el lunar que tienes en el muslo...pues no me los pondría nunca.

  • La ropa de cuero: En general no me gusta nada, nada, nada. Nunca he llevado pero creo que no favorecen y parece bastante incómoda.

  • Los volantes: Esta es otra de las prendas que me gustan pero que cuando me las pongo parezco un florero.


Y ahora me toca pasárselo a 5 blogueras estupendas y maravillosas y serán:


-------------------------------------------------------------------------------------------------------



Por otro lado también quiero agradecer a Cayetana de Portando otro angelito que me conceda otro premio, en este caso el premio a la "Introspección" que aunque ya lo recibí aquí me ha hecho la misma ilusión que si fuese la primera vez.
¡Muchas gracias!








martes, abril 12, 2011

Tocando la realidad

Uno de los inconvenientes de no ser primeriza, o segundiza, es que no te dan tiempo a recuperarte. Pasas de estar en el hospital con todas las atenciones y los cuidados (recuperandote sí y convaleciente, también, pero con todos los cuidados) a estar en un tu casa, en una jungla del caos y del desorden, con juguetes, ropa y demás, que parece que se reproducen entre ellos porque cada vez hay más. Cada vez que recoges uno en algún rincón de la casa se están multiplicando como venganza.
Cuando tienes el primer hijo tu mundo se para cuando llegas al hogar y te tomas el tiempo suficiente para adaptarte al recién llegado y a sus horarios. Con el segundo hay un poco más de dificultad y es el recién llegado el que acaba adaptándose a vuestros horarios (que remedio).
Cuando el recién llegado es el cuarto la cosa ya no tiene nombre. Hay otros tres individuos en casa que siguen "viviendo". Hay que ir al cole, siguen manchando ropa que hay que limpiar, siguen comiendo (que desconsiderados) y hay que ir a comprar para reponer suministros...
Normalmente las mamás se buscan "ayudas" para los primeros días. Algunas a sus madres, otras a sus suegras, yo tengo a mi marido.
Y no es que me queje. Ayuda mucho.....¡con el bebé!, lo demás me toca a para mí. Porque mi marido es como la gran mayoría de los maridos. Solicito, dispuesto, A QUE LE DIGAS LO QUE TIENE QUE HACER, que a él solo no se le va a ocurrir.
Y después de decirle mil veces lo que tiene que hacer, da tanto trabajo explicárselo, recordárselo, para luego corregírselo, que al final es más fácil acabar haciéndolo yo.
Total, que mi recuperación está siendo un poco caótica, desde que he llegado del hospital llevo puestas 8 lavadoras (con su correspondiente secado, planchado y guardado), he plegado 73 pares de calcetines, he hecho comidas y cenas, he ido a comprar, intento recoger la casa porque es que también tenemos visitas y no quiero que llamen a los servicios sociales, pero los juguetes parecen haberse puesto en mi contra y cada vez son más.
Además, el niño número 3 parece haber elegido justo estos días para explorar la casa y de repente te aparece en el baño con el mando a distancia de la tele para que le pongas Pocoyó, como te trae al balcón un bibe a medio terminar secuestrado de esa mañana porque tiene un poco de pelusilla del bebé, o te encuentras entre los juguetes de su parque (esos que intento recoger cada vez) un alijo de tesoros que va encontrando por la casa y que luego todos buscamos como locos....y para mí que es él el que está compinchado con los juguetes y les ayuda a escapar de donde yo los guardo. (no se, no se, tengo que investigar más)
Y para colmo se me ha juntado el sol, que lo agradezco, pero que podría haber esperado un par de semanillas más, pues aquí en mi isla ya hace calor (tengo oido que por toda España también) y los niños tienen sus camisetas de verano todavía en cajas, así que por si fuera poco me toca sacarlas, probarselas (ay, horror, todas les van pequeñas!!!), ir a comprar ropa con urgencia, las pocas que rescato lavarlas o remendarlas o colocarlas en su revoltijo de armario...
El gobierno tampoco ayuda demasiado a que las mamás nos recuperemos bien y pronto. Y vosotras direis, ¿que puñetas pinta el estado en eso?. Pues que cuando nace el bebé hay que ir a inscribirlo, que te dan un mes, que no hay prisa, pero la primera revisión del bebé es en diez dias y sin libro de familia no puedes ir a la seguridad social a que te de no se que papelito para que puedas ir al centro de salud para que te den cita. Total, que corre que te corre vas a inscribirlo, para ir  la seguridad social, para ir al centro de salud, para poder ir al médico.
Por otro lado yo trabajo, así que tengo que arreglar mis papeles para la baja maternal, primero tengo que ir a mi empresa para que me haga otro papelito para ir a no se donde (mi doctora no está de acuerdo con mi jefa) a que me lo arreglen.
Y digo yo...¿no podrian centralizarlo todo? o ¿simplificarlo para que no tenga que estar paseándome con mis puntos arriba y abajo?.


lunes, abril 11, 2011

Entrevista



Si quereis conocerme un poco más Myriam de "Mi maternidad y otros demonios" (un blog que recomiendo sí o sí) ha hecho una serie de entrevistas a madres blogueras de las que me siento orgullosísima de participar.
Pasaros y decidme que os parece.


domingo, abril 10, 2011

Cosas a tener en cuenta al visitar a una parturienta

Las normas sociales no escritas establecen que cuando un familiar, amiga, conocida, la hija de tu dentista, ha tenido un niño hay que ir a conocer al nuevo retoño.

Sin embargo en ningún sitio está escrito cuando, como y de qué manera hay que hacer esas visitas.
Lo más cómodo para estar seguros de no importunar es preguntar directamente a los futuros padres y más concretamente a la parturienta como quiere que lo hagamos.

Hoy en día es bastante habitual oír de boca de alguna futura mamá eso de “yo no quiero a nadie en la clínica” y hay que respetarlo sí o sí, por muchas ganas que tengas de conocer al nuevo miembro.

Si no te han dado instrucciones o la susodicha solo ha hecho un leve movimiento de hombros, acompañado de un “como quieras” poco convincentes ahí van un par de recomendaciones.

1.     Si no te une con la parturienta un lazo de consanguinidad fuerte y directo evita ir al hospital. Entiende que es una situación feliz pero agotadora y cuanto más tiempo se disponga para recuperarse tranquila y relajadamente tanto la madre como el bebé, mejor.

2.     Si la relación es tan directa que es casi obligado ir al hospital no lo hagas nunca, nunca, pero nunca, nunca  el mismo día del parto (ahí siempre fracaso yo, que tengo una mala suerte…). Ha sido un día muy intenso en la que los tres estarán cansados y no tendrán ganas de atender a las visitas.

3.     No importa lleves ningún regalo ni detalle para la madre o el recién nacido. Es más, casi es mejor que no lleves nada y evitarás que el padre tenga que hacer varios viajes al coche cuando se vayan a casa para trasladar todos los regalos.

4.     No alargues la visita. Un cuarto de hora es más que suficiente para conocer al niño e interesarte por la salud de los dos. No es necesario que te quedes a cenar ni que le cuentes a tu amiga del alma lo que te ha dicho fulanita o como iba vestida menganita.

5.     ¡Ojo con el niño! Por muchas ganas que tengas de verle el color de los ojitos evita despertarlo si duerme, hablar fuerte demasiado cerca, que lo cojan demasiadas manos y… ¡cuidado con los flashes! Piensa que es delicado y que acaba de nacer.

6.     Atentos a los hermanos mayores. Por muy mono que sea el recién nacido, por mucha baba que se te caiga y demás si hay un hermanito mayor mirando también hay que tener algún gesto cariñoso con él y recordarle que no se ha vuelto transparente de repente.  
Si lleváis un obsequio para el bebé, llevad una tontería para el mayor, aunque sea un chupachups.
 (Esto es algo que no suelen tener en cuenta las visitas y que crea más de un conflicto. Yo, cuando nació la niña número 2 metí en la bolsa de maternidad paquetitos con chorraditas varias, de esas de los chinos, y cuando alguien le traía un regalito a la hermanita le dábamos un paquetito al mayor. Eso, además de tenerlo entretenido en el hospital nos evitó enfados innecesarios y problemas de celos prematuros).

7.     Esto es más una petición particular que un consejo. Igual no todas las mamás están de acuerdo conmigo, aunque igual sí. 
Después de cuatro partos no necesito saber a quien se parece mi bebé, si ha sacado mi boca, los mofletes de la abuela o las manos de primo lejano Rodolfo. 
Tengo más que comprobado que cada uno verá cosas diferentes en el mismo bebé, sobre todo las abuelas que se enzarzan en una lucha encarnizada por demostrar a alguien o a algo que se parece más a una familia que a la otra, aunque para eso tengan que remontarse a primos segundos lejanos a los que han visto dos veces pero que juran y perjuran que tiene la misma boca.
Yo no necesito saber eso, por lo menos no en el hospital.

8.     Si la visita la haces en su casa en vez de en la clínica pregunta siempre cual es el mejor momento para no alterar los horarios del recién llegado. No te ofendas si posponen o aplazan la cita y desde luego no te presentes sin avisar.  
No estaría de más que sugirieses quedar en algún sitio cercano, quizás los padres agradecen poder salir un poco sin preocuparse de tener la casa impecable apta para las visitas, con la nevera llena de aprovisionamientos en vez de dedicarse por completo a su bebé.
 ¡Ah!  Y aquí también debe aplicarse el consejo nº 4.

9.     Es de buena educación preguntarle a la reciente mamá como se encuentra y como ha ido todo pero no lo es tanto hacer observaciones en cuanto al tamaño que se le ha quedado de la barriga o que “que mala cara tienes”. (A mi es que me pasa de todo).

10. Os dejo el número diez para aplicar cada una los consejos según vuestra experiencia o preferencias, que seguro que tenéis mucho que decir.







sábado, abril 09, 2011

Ya estamos la familia al completo

Tal y como suponíais, ya estamos todos en nuestra gran familia.
El niño número 4 asomó su preciosa cabeza el martes pasado (5 de abril).
La verdad es que podría haber salido antes, pues el ginecólogo me dio hora para sacarlo de su piscina para el día antes. Me preocupaba un poco que no fuera su momento y tampoco le veía muy bien la necesidad de tanta prisa. Después de pensármelo unos días decidí posponerlo, pero solo me dejaron un día más. Pero fue suficientes pues aunque tenia hora para provocármelo por la mañana del martes, esa madrugada empecé con contracciones y llegué de parto.
Así que a las pocas horitas ya tenia en brazos a mi retoño.
No os contaré detalles, pues seguro que son aburridísimos. Como anécdota os contaré que casi lo tengo sola, pues me dejaron sola en el paritorio esperando a que la epidural que me acababan de poner hiciera efecto y dilatada solo de 4 cm. Al minuto llegó el papi y al minuto siguiente estaba empujando SOLA (bueno, con el papi, que no sabía muy bien que tenía que hacer). Cuando se dieron cuenta empezaron con las prisas de "no empujes", llamando al ginecólogo corriendo (que no le dio tiempo a llegar, solo dio instrucciones a la comadrona), la camilla sin preparar, la pernera que me la pusieron al revés y si no se me caía la pierna me quedaba a la altura de la oreja y después encima te decían "baja el culo", joer, que no soy contorsionista !!!.
Total, que la epidural para nada (otra vez).
El caso es que todo fue muy bien, rápido y todo eso.
El niño número 4 es monísimo y muy bueno. Yo soy muy mala para los parecidos ( a los gemelos no los reconozco) pero todos dicen que es una copia del niño número 3 pero en oscurito. Es que el niño número 3 es blaaaaaaanco, blaaaaaanco.
Por ahora nos da buenas noches, pero no perdona una toma, es un trangoncete, en nada alcanzará a su hermanito que ahora le ha dado por comer solo comida de mayores y dice que los pures, papillas y potitos, que me los coma yo !!!.


lunes, abril 04, 2011

Mis odiseas en el parque


Ayer me decidí ir al parque con mis tres retoños. No suelo ir a menudo pues me crispa los nervios ver a dos niños (los mayores) en un parque lleno de gente, de juguetes, de niños, de columpios y que me digan “¡meaburro!”. ¿Sorprendente? Ya hablaremos de eso en otra ocasión.
El caso es que nunca me había dado cuenta de toda la preparación que supone ir a un parque que está a una manzana de mi casa.
Para empezar cogí las meriendas para todos, danone y biberón para el peque y galletas y botellines de agua para los mayores.
Es curioso, mis hijos apenas beben agua, salvo cuando es comprada que es más buena. Apenas van al baño (obviamente, con lo poco que beben) salvo en los baños de los bares que deben ser mejores. Da igual las veces que les diga que no lo hagan, el miedo que me dé que cojan algo. Es salir de casa y a los 10 minutos les entra sed o pis.
También cogí algo para que jugasen: un balón para el niño número  1, unas palas de ping-pong para la niña número 2, su juego de cubito y pala para el niño número 3 y algo para entretenerme yo, que me aburro un montón en el parque. Normalmente una revista o un cuaderno donde escribo cosas.
Ah, y mi recién estrenada manta para el parque, un pañal, unas toallitas, mi bolso, que cada vez pesa más,….uf, uf, uf. Menos mal que llevaba un carrito para llevarlo todo que si no….
Total, para después escuchar eso de “me aburro”. Alucinante.



sábado, abril 02, 2011

Alicia en el país de las maravillas


Hace como un año intentamos participar en un taller literario de esos que todos los participantes leen el mismo libro y después lo exponen y resuelven dudas  y esas cosas. En este caso era para niños y el libro escogido era “Alicia en el país de las maravillas”. La idea del taller era, que al acabar de leer el libro fueran todos juntos a ver la nueva película de Tim Burton de Alicia.

La niña número 2 se empeñó en participar y aunque es una buena lectora era más pequeña que la franja de edad recomendada (y además siempre se le quitan las ganas después de haber probado algo dos veces). Así que le compré el libro que resultó ser gordísimo y sin “dibujos” y la convencí para que lo leyéramos juntas por las noches. Cuando lo hubiéramos acabado veríamos las películas, las dos (la de Disney y la de Tim Burton).


Le pareció una buena idea y menos mal pues el libro es bastante denso para ella, por lo menos la edición que nos hicieron comprar. Hay un montón de palabrejas que no entiende y la pobre se pasa el rato con la mano levantada para preguntarlas.

Tal y como yo predije se cansó a los pocos días y hemos tenido el libro bastante abandonado mucho tiempo pero ayer, por fín se obró el milagro y terminamos el primer libro (el que corresponde a la película de Disney) así que este finde toca bol de palomitas y tarde de sofá, que yo tampoco la he visto y me he tragado el libro también.


viernes, abril 01, 2011

Otro premio !!! (segundo)



Drew, de Viviendo en mi nube azul (un blog que recomiendo), me ha otorgado mi segundo premio (¡Guauuuu!).

Y yo, con mucho honor lo acepto.

El premio lleva consigo que tengo que contar 7 cosas sobre mí. Intentaré que sean cosas que no sepáis, aunque eso es fácil, porque aún no me ha dado tiempo a contaros demasiado.

  • Soy zurda, pero zurda, zurda, de esas que las agradables monjas de mi colegio le hacían poner la mano a la espalda para quitarle “ese mal vicio”. Hasta que fue mi madre echa una furia y les cantó las cuarenta, gracias mami. (El niño número 1 heredó ese “mal vicio”).
  • Vivo en Mallorca, (creo que aun no lo había dicho) y adoro mi isla. Tenía previsto hacer un proyecto fotográfico y enseñárosla a l@s que aún no la conocéis. Pero necesitaré un poco de tiempo que la barriga no me da para hacer muchas excursiones, estad atentas !!!.
  • Acabo de aprobar unas oposiciones y aún no me lo creo. (Yipiiiii).
  • Tengo a medio acabar la carrera de Trabajo Social. Con la introducción del grado me he desilusionado un poco, pero tengo intención de volverlo a retomar. Igual el curso que viene…
  • Me encanta, me chifla, me apasiona viajar. Es algo que me acostumbré a hacer con mi marido y ahora que vamos cargados de cunas de viaje y barrigón puesto lo echo de menos una barbaridad. A ver si cuando pueda nos pegamos una escapada aunque sea a la isla de al lado.
  • No me gustan las verduras, nada, desde nunca. Por mucho que mi madre me obligara a comérmelas o me las camuflara. No puedo con ellas, por eso no puedo obligar a mis niños a comérselas. Lo solucioné dejándolos a comer en el comedor y el resultado es que algunas les gustan y otras no. Las que le gustaban antes ahora no o al revés, ellos son así.
  • Me encanta la serie de la tele “Big bang theory”. Sino la habéis visto os la recomiendo. Es muy divertida y espero que dure un montón.


Y siete ¡!!

La verdad es que me ha costado mucho encontrar 7 cosas que contaros. Creo que se me da mejor que me pregunten directamente, así que ya sabéis, si queréis saber algo preguntad con esos deditos.

Y ahora viene la parte en la que se lo doy a 10 blogs. A ver, a ver:


  1.                      Anita’s Dolly
  2.               Mi pequeño koala
  3.               El espacio de Arual
  4.               Baby Fashionably
  5.               Mamá ecológica.
  6.               Las cosas de Angela.
  7.                      La parranda de Luciana
  8.              Treintañera con hijo
  9.               El baúl de mi casa
  10.               Mamá de Julio

Ale, ahora a hacer los deberes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...